El bar Divino en Formigal gana la segunda edición del Concurso de Cazueletas ‘Villa de Sallent’

foto ganador II Concurso Cazueletas Villa de Sallent

El bar Divino en Formigal, con su cazueleta de Crepe relleno de ternera y champiñones al vino somontano con queso del Pirineo, ha resultado el ganador de la segunda edición del Concurso de Cazueletas Villa de Sallent organizado por la Asociación Turística Valle de Tena y el ayuntamiento de Sallent de Gállego. Este domingo tenía lugar la entrega del galardón al establecimiento ganador de la segunda edición del Concurso de Cazueletas Villa de Sallent celebrado, durante la semana del 19 al 25 de marzo.

Los tres miembros del jurado técnico, Daniel Chiorean (Cervezas Tensina); Carolina Panzano (Departamento publicidad Aramón) y Daniel Maza (Demostrador de la Escuela de Española de Esquí), han sido los encargados de otorgar las diferentes valoraciones a las cazueletas presentadas atendiendo al sabor, la presentación y la elaboración con productos locales o recetas tradicionales.
Durante la celebración del concurso, en cada establecimiento participante, los consumidores pudieron dar su valoración a las diferentes cazueletas, pudiendo participar en el sorteo de un forfait de día para Aramón Formigal Panticosa. La ganadora de dicho sorteo, entre los más de 1.000 participantes, ha resultado ser María Josefa Serena, cuya valoración a la mejor cazueleta fue para la propuesta de A Taberna de Jandro en Sandiniés.
Los consumidores pudieron optar a más premios con el Concurso de fotografía de Cazueletas Villa de Sallent de la página de Facebook Turismo Sallent de Gállego, participando con una foto suya disfrutando de las cazueletas. La ganadora de este concurso ha resultado ser Miriam Martín de Madrid y cuyo premio consiste en una noche de hotel para dos personas en el Hotel Bocalé de Sallent Gállego con visita guiada de Culibillas Patrimonio Aragonés.

Desde la Asociación Turística Valle de Tena quieren agradecer el interés mostrado tanto a los establecimientos participantes, por su trabajo y esmero en las tan elaboradas recetas; al jurado, por su difícil decisión debido a la gran calidad de las cazueletas presentadas, y sobre todo a los consumidores, ya que, gracias a todos ellos, ha sido posible que se vuelva a celebrar esta segunda edición del Concurso de Cazueletas Villa de Sallent.