La Guarnición Militar de Jaca, 50 años escoltando al Cristo de Biscós

IMG-20180328-WA0009
Un momento de la procesión del Martes Santo. (FOTO: Antonio Tena)

por Rebeca Ruiz

Medio siglo lleva la Guarnición Militar de Jaca escoltando al Cristo de Biscós, el paso de la Real Hermandad de la Sangre de Cristo, como Hermano Honorario, en las procesiones del Martes Santo y del Viernes Santo de la Semana Santa jaquesa (Fiesta de Interés Turístico Regional desde 2011).

La Guarnición Militar de Jaca fue nombrada Hermano Mayor Honorario de la Real Hermandad de la Sangre de Cristo el 16 de marzo de 1968. Con tal motivo, y como se viene haciendo desde entonces, el Coronel Jefe y una escuadra de gastadores del Regimiento de Infantería Galicia 64 de Cazadores de Montaña (representando a la Guarnición Militar de Jaca), participan, a petición de la hermandad, en los desfiles procesionales de El Silencio y El Santo Entierro, contribuyendo, en palabras de los propios responsables de la Sangre de Cristo, a “dar mayor esplendor a los tradicionales desfiles procesionales que se celebran en la ciudad con motivo de la Semana Santa”.

En esta ocasión, el Coronel David Vaquerizo, Comandante Militar de Huesca y Jefe del Regimiento de Infantería Galicia 64 de Cazadores de Montaña, vestido de gala y luciendo la medalla de la Sangre de Cristo -la misma que se concedió a la guarnición en 1968-, presidía la Procesión del Silencio junto al obispo de Jaca, Julián Ruiz, y el presidente de la Hermandad, Manuel Lasala. Junto a él, una escuadra de gastadores formada por cinco militares escoltaba al Cristo de Biscós (también conocido como Cristo de la Salud) durante todo el recorrido.

Tradicionalmente, durante este desfile, resultan especialmente llamativos los movimientos que realizan los militares con sus armas (el fusil reglamentario, de unos cuatro kilos de peso). En primer lugar, a la puerta de la Catedral, presentan armas a la salida del paso, arropados por la Marcha Real que tocan las cornetas de la banda de la Hermandad de la Sangre de Cristo. Mientras esperan, mantienen la posición de firmes, y van con el fusil al hombro cuando escoltan al Cristo. A lo largo de todo el recorrido, se pueden observar en varias ocasiones los movimientos propios de la escuadra de gastadores, lo que resulta especialmente atractivo para el numeroso público que sigue esta procesión, una de las más solemnes y sobrias de la Semana Santa de Jaca.

Cobarcho.banner 1

Aunque este 2018 se cumplen 50 años de la presencia militar oficial en las procesiones como hermano de honor, junto a La Sangre de Cristo, la guarnición ya salía mucho antes en la Semana Santa jaquesa junto a esta cofradía, fundada en 1742 (aunque vinculada a la Cofradía de la Veracruz, mucho más antigua, de 1555).  A partir de que se le otorgara el título de Real Hermandad, a principios del siglo XIX, el Regimiento participaba ya regularmente en las procesiones “aportando banda de guerra, gastadores o unidad durante las procesiones”, tal y como refleja el propio Ministerio de Defensa en la hemeroteca de su boletín.