El tiempo da una tregua y Jaca se vuelca con ‘La Burreta’ en un multitudinario Domingo de Ramos

DSC09849
Un momento de la Bendición de Ramos. (FOTO: Rebeca Ruiz)

por Rebeca Ruiz

Fieles a la tradición, un año más, miles de personas se echaban a la calle este esperado Domingo de Ramos para participar o contemplar una de las procesiones más entrañables de la Semana Santa de Jaca: la de la Entrada de Jesús en Jerusalén, protagonizada por el paso de La Burreta y la cofradía del mismo nombre, vinculada a Escuelas Pías. A pesar de la amenaza de lluvia, muchos han sido los que, desde primera hora, se preparaban para vivir esta procesión, que supone el pistoletazo de salida a la Pasión jacetana (Fiesta de Interés Turístico Regional desde 2011).

Junto al desfile del Viernes Santo, la procesión del Domingo de Ramos es una de las más esperadas, sobre todo por el carácter familiar de la misma. Son varias las generaciones que coinciden ya en las filas de esta cofradía, que cada año se encarga de protagonizar la primera procesión de la Pasión jacetana. Bendición de ramos, procesión y misa centraban la mañana, en la que los cofrades, ataviados de su característico azul y blanco, han recorrido todos los rincones del casco histórico de Jaca. Este año, participaba en la procesión la Cofradía Escolapia de las Siete Palabras y del Silencio de Logroño, con la que la cofradía jaquesa está hermanada desde el pasado mes de octubre. Los logroñeses ya estuvieron en Jaca en 2005, en la bendición del paso.

En esta ocasión, la cofradía lucía su estandarte completamente restaurado (el año pasado se recuperó la parte posterior y, este año, el dibujo frontal, obra del artista Juan Bautista Topete), que se encontraba muy deteriorado con el paso del tiempo. María José Bescós ha sido la encargada de devolver al estandarte su belleza y su brillo original, en un esmerado trabajo que, este Domingo de Ramos, lograba captar todas las miradas.

20180325_115627
Poco antes de la jota de la Plaza de la Catedral. (FOTO: Rebeca Ruiz)

La Plaza de Biscós concentraba ya desde primera hora a los más madrugadores, que acudían a recoger su ramo de olivo, como manda la tradición. No tardaban en llegar los tambores y bombos de la Cofradía de La Burreta que, junto al resto de los cofrades (muchos de ellos, niños y niñas de corta edad), se colocaban junto al emblemático paso para recibir la bendición presidida por el obispo de Jaca, Julián Ruiz. Arropada por los sonidos de la banda, la procesión se formaba para avanzar, por el centro de Jaca, hacia la Catedral.

El desfile procesional, presidido por las autoridades religiosas, civiles y militares, como manda el protocolo, llegaba hasta la Plaza de San Pedro, donde La Burreta era recibida a ritmo de jota por los miembros del Grupo Uruel y los tambores de Carlos García Galindo y Javier del Pueyo, los encargados de representar este año, en este curioso acto con marcado matiz aragonés (se interpreta una jota ante el silencio de los miles de personas que llenan las calles), a la banda de la cofradía. Unos momentos muy emotivos, a los pies de la Catedral, que arrancaban los aplausos del público y hacían aflorar la emoción de muchos de los presentes, antes de la celebración de la tradicional misa.

Galería de fotos en Facebook, en:

Emotivo y multitudinario Domingo de Ramos en Jaca. Así se ha desarrollado la mañana:…

Posted by Jacetania Express on Sunday, March 25, 2018