Acomseja impulsa la campaña pionera ‘Esquía con seguridad. Valle del Aragón-Pirineo Aragonés’

DSC08845
La campaña se basa en una imagen de Astún y Candanchú y un sarrio blanco. (FOTO: Rebeca Ruiz)

por Rebeca Ruiz

El restaurante La Cadiera de Jaca acogía la presentación de la campaña Esquía con Seguridad. Valle del Aragón-Pirineo Aragonés, una iniciativa pionera de la Asociación de Empresarios de Comercio y Servicios de la Jacetania (Acomseja) para difundir y popularizar el decálogo de Normas FIS -Federación Internacional de Esquí-, de obligado  cumplimiento para esquiadores y snowboarders. Unas normas que están también reflejadas en el reglamento de ATUDEM (Asociación Turística de Estaciones de Esquí y Montaña de España), y que suponen un referente en materia de seguridad en el sector de la nieve.

La campaña consiste en la difusión de 1.500 carteles y 3.000 dípticos en los establecimientos de la zona, a través de la Oficina de Turismo de Jaca, las estaciones de esquí de Astún y Candanchú, el Ayuntamiento de la ciudad y los centros educativos de la comarca. En ellos, a través de un sarrio blanco y con un diseño de Saúl M. Irigaray, se recoge el decálogo FIS de una forma llamativa y concisa, para lograr concienciar de la necesidad de practicarlo. El diseño evoca los lugares más emblemáticos de las dos estaciones del Valle del Aragón.

 

001

Además, en el caso de los dípticos, se podrá incluir la publicidad de los establecimientos que así lo deseen y utilizarse como folletos promocionales. Por otro lado, también se propone (en bares y restaurantes) que el cartel con las normas de seguridad se coloque en el anverso de los menús, y en el futuro será la imagen de los manteles de los establecimientos de hostelería de las estaciones de esquí. La campaña nace con vocación de continuidad, ya que se pretende que se mantenga en el tiempo y que se extienda para próximas ediciones a otros lugares del Pirineo y del resto de España.

DSC08853
Ayora, Pérez, Ponce y Abós. (FOTO: Rebeca Ruiz)

Loreto García Abos, presidenta de Acomseja y representante del Comercio y Servicios de la agrupación empresarial, y Pepe Pérez Chaparro y Fran Ponce, vocales de Hostelería de la asociación, presentaban la iniciativa en un acto que también ha contado con la presencia de Alberto Ayora, experto en seguridad en montaña y responsable del Comité de Seguridad de la FEDME (Federación Española de Deportes de Montaña y Escalada).

García Abós destacaba la importancia de la nieve y la montaña para la economía local, y recordaba que “como empresarios, queremos que el visitante tenga una buena experiencia, que le empuje a volver y pueda, de esta manera, generar retornos económicos para la zona”. Por eso, desde Acomseja se ha puesto en marcha esta campaña, que tiene como fin último mejorar la experiencia de los usuarios de las estaciones de esquí y la montaña para consolidar la Jacetania y el Valle del Aragón como destinos turísticos de calidad.

 

Para Alberto Ayora, “detalles como esta campaña son los que hacen que Jaca sea considerada como capital de la montaña”, y matizaba que el reto que se plantean tanto desde Acomseja como desde la Federación Española de Deportes de Montaña y Escalada es difundir la necesidad de cumplir las normas FIS. “Simplemente con que todo el mundo conociera las normas FIS, las estaciones de esquí serían mucho más seguras y se reducirían los accidentes”, explicaba el experto, a lo que añadía que el decálogo es “un código de conducta que no solamente garantiza la seguridad física, si no también la jurídica”, ya que supone un referente a la hora de procesos y demandas judiciales surgidos a raíz de accidentes en las estaciones de esquí.

Por su parte, Fran Ponce recordaba que “los ciudadanos tenemos la obligación de conocer, prepararnos y tener información para mejorar la capacidad de reacción” ante posibles accidentes, y lanzaba el mensaje de que “Acomseja se preocupa de la seguridad de los clientes y les recuerda que a la montaña se va a disfrutar, no a sufrir”. El vocal de Hostelería de Acomseja aprovechaba la oportunidad para reclamar más respaldo institucional, en cuestiones como mejoras en el Servicio de Traumatología en el Hospital de Jaca o en el centro A Lurte de Canfranc.

anuncio acomseja

 

Normas de conducta de la Federación Internacional de Esquí (FIS) para esquiadores y snowboarders

 

Respeto de los otros
El esquiador o snowboarder debe comportarse de manera que no ponga en peligro o perjudique a los demás.

Control de la velocidad y el comportamiento
El esquiador o snowboarder debe esquiar de forma controlada. Debe adaptar su velocidad y forma de esquiar o deslizarse en snowboard a su habilidad personal y a las condiciones generales del terreno, nieve y tiempo así como la densidad del tráfico en las pistas.

Elección de la ruta
El esquiador o snowboarder que viene de atrás debe elegir su camino de forma que no ponga en peligro al esquiador o snowboarder de delante.

Adelantamientos
El adelantamiento puede efectuarse por arriba o abajo, derecha o izquierda, pero siempre de manera que se deje espacio suficiente para prevenir las evoluciones voluntarias o involuntarias del esquiador o snowboarder adelantado.

Entrar en la pista, comenzar a deslizar y girar hacia arriba
Todo esquiador y snowboarder que penetra en una pista, reanuda su marcha después de parar o evoluciona hacia arriba debe mirar arriba y abajo de la pista para asegurarse que puede hacerlo sin provocar peligro para él o los demás.

Parar en la pista
Todo esquiador o snowboarder debe evitar estacionarse sin necesidad en los pasos estrechos o sin visibilidad de las pistas. En caso de caída en uno de estos lugares, debe apartarse y dejar libre la pista lo antes posible.

Subir y bajar a pie
El esquiador o snowboarder que suba o baje a pie debe hacerlo por el lateral de la pista.

Respeto del balizaje y la señalización
Todo esquiador o snowboarder debe respetar el balizaje y la señalización.

Prestación de ayuda
En caso de accidente todo esquiador o snowboarder tiene la responsabilidad de prestar socorro.

Identificación
Todos los esquiadores o snowboarders que sean testigos de un accidente, sean o no responsables del mismo, deben identificarse e intercambiar nombres y direcciones.