Sabiñánigo recupera su papel como referente industrial con la ampliación de Iberfoil

DSC08716.JPG
González Soler explica el funcionamiento de la planta. (FOTO: Rebeca Ruiz)

por Rebeca Ruiz

Sabiñánigo ha recuperado su lugar como referente industrial tras la ampliación de la planta de Iberfoil, cuya inauguración oficial se desarrollaba este martes; un acto que contaba con la presencia del presidente de Aragón, Javier Lambán, las consejeras de Economía y Ciudadanía y Derechos Sociales, Marta Gastón y María Victoria Broto (respectivamente) y el alcalde de Sabiñánigo, Jesús Lasierra, entre otras autoridades, y que ha contado con cerca de un centenar de invitados.

La compañía, perteneciente al Grupo Alibérico, ha invertido 15 millones de euros en la instalación del mayor y más moderno laminador en frío de bobinas de aluminio en España, lo que permitirá a Iberfoil aumentar su capacidad de producción hasta 60.000 toneladas anuales -desde las 20.000 actuales- y ampliará su gama de productos hacia nuevas aplicaciones y mercados, a través de la incorporación de una nueva línea de producción que entraba ya en funcionamiento a primeros de enero. El presidente del Grupo Alibérico y de Iberfoil, Clemente González Soler, y la directora general de la fábrica, Aurora Rodríguez, hacían de anfitriones y acompañaban a Lambán, a las consejeras y al alcalde en una visita guiada por la fábrica, que les ha permitido conocer de primera mano las mejoras realizadas.

El presidente del Grupo Alibérico y de Iberfoil, Clemente González Soler, explicaba en declaraciones a los medios de comunicación que “es un día muy importante para esta empresa, que hace cuatro años empezó de cero y que al día de hoy tenemos 115 personas, somos la única empresa de España que fabrica laminación de hoja fina de aluminio y acabamos de poner en marcha el nuevo laminador, que triplicará la capacidad de producción”. Una importante inversión financiera que va a permitir a Iberfoil ganar cuota de mercado, especialmente en el exterior, y que servirá para “potenciar nuestra competitividad e impulsar nuestro crecimiento”, en palabras de González Soler.

imagenes_IMG_7996_99e127bb

Por su parte, Javier Lambán, presidente del Gobierno de Aragón, ha recordado que la apuesta de la Administración regional va encaminada  lograr “una economía diversificada en cuanto a los sectores que la componen y también descentralizada”. “Huesca es una provincia muy interesante desde ese punto de vista, ya que el turismo y la agroalimentación son importantes, pero cualquiera sabe que el sector que tira de todos los demás en cualquier economía moderna es la industria: es el que genera empleo de mayor calidad y el más innovador; por eso, para mí es muy satisfactorio asistir a esta ampliación de Iberfoil”, tras lo que agradecía a la firma que hubiera “puesto su mirada en Sabiñánigo” y que haya convertido esta planta en ejemplo de creación de empleo y de innovación.

Lambán recordaba que Sabiñánigo “es una población de antigua condición y raigambre industrial” y que fue en esta ciudad “donde arrancó, junto con Monzón, la industria de Alto Aragón”. Un proyecto, el de Iberfoil, que ayuda a consolidar la vocación industrial de Sabiñánigo en el Alto Aragón, al mismo tiempo que contribuye a generar puestos de trabajo en el territorio que  ayudan a asentar población (más de 100 de forma directa y unos 250 indirectos, según fuentes de Alibérico).

En cuanto al alcalde de Sabiñánigo, Jesús Lasierra, mostraba su satisfacción ante la inauguración de esta nueva ampliación y señalaba que “estamos en el momento de hacer realidad aquellas ideas iniciales, cuando Alibérico compró Iberfoil en Sabiñánigo”. “Se está hablando de una inversión y de una previsión de crecimiento y de creación de puestos de trabajo muy importantes”, señalaba el alcalde serrablés, a lo que añadía que “esto es lo que era Sabiñánigo cuando nació, con su origen industrial, y esto es lo que entendemos que debe ser el futuro y el trabajo de Sabiñánigo como ciudad industrial”. Lasierra manifestaba que se sentía “satisfecho y orgulloso como alcalde”, y anunciaba que ahora es el momento de “seguir adelante y seguir pensando en el futuro”.

Trayectoria de Iberfoil

Iberfoil compró los activos (terrenos, naves y maquinaria) de la antigua INASA, con la fábrica parada y sin personal, a mediados de 2014, y en tan sólo tres años y medio ha conseguido levantar la producción y generar más de  100 puestos de trabajo indefinidos, además de 250 indirectos en la propia Sabiñánigo y su comarca. Actualmente, la fábrica trabaja 24 horas al día, durante los siete días de la semana, y en cinco turnos de trabajo.

La ampliación de la fábrica de Iberfoil ha supuesto una inversión de 15 millones de euros y se ha desarrollado a lo largo de los ejercicios 2016 y 2017, explican fuentes de la compañía. El elemento principal de la nueva línea de producción de Iberfoil lo constituye el nuevo laminador en frío, bautizado con el nombre de Edelweiss, que ha sido suministrado por la compañía RDI-Fagor. Con un ancho de 1.750 milímetros, es la mayor máquina industrial dentro su categoría que existe en España. Su velocidad de operación es de 800 metros por minuto y su capacidad de producción de 40.000 toneladas/año de bobinas de aluminio con anchos de hasta 1.750 mm.

Otra de las características que hacen único en España al nuevo laminador es su capacidad para fabricar bobinas de aluminio con grosores comprendidos entre los 6 y los 0,2 mm – hasta este momento, los tres laminadores operativos en la fábrica producen hoja fina con espesores entre 0,2 y 0,006 mm. destinados a los sectores del de embalaje flexible para alimentación y el sector farmacéutico-. Las nuevas capacidades del nuevo laminador permitirán a Iberfoil ampliar la gama de grosores y productos hacia nuevas aplicaciones, sectores y mercados.

DSC08703.JPG
El laminador Edelweiss. (FOTO: Rebeca Ruiz)

Edelweiss

Como curiosidad, hay que señalar que la denominación del nuevo laminador -Edelweiss, flor de la nieve- sigue la tradición de los nombres inspirados en flores autóctonas de los Pirineos que reciben los otros tres laminadores de que dispone la fábrica: Trébol, Cintia y Altea.

Junto con el nuevo laminador, se ha montado una línea de corte longitudinal que opera a una velocidad de 250 metros/minuto; dos grandes hornos de recocido de hasta 50 toneladas cada uno para el tratamiento térmico del aluminio y una rectificadora. Asimismo, se ha llevado a cabo una ampliación de las actuales naves, así como la instalación de equipos auxiliares eléctricos y electrónicos, de aire comprimido, agua refrigerante y servicios contra incendios.

Iberfoil cerró el ejercicio de 2017 con una facturación de 42,48 millones de euros y una plantilla de 111 personas. Actualmente, el 65% de la producción de hoja fina que sale de la planta de Sabiñánigo se dirige a la exportación, y es empleada por multinacionales de los sectores de alimentación y farmacia en más de veinte países para sus soluciones de envase y embalaje.

Acerca de Iberfoil y del Grupo Alibérico

Iberfoil Aragón forma parte de Alibérico, el primer grupo privado español y el primer grupo familiar europeo fabricante de productos semitransformados de aluminio, con una estrategia basada en el desarrollo de tecnología propia, amplia gama de productos y marcas premium.  En la actualidad, el Grupo Alibérico está integrado por 35 sociedades con 17 fábricas en 4 continentes. Diez de estas  fábricas se sitúan en España, en 7 Comunidades Autónomas, y las otras 7 se localizan en Europa, Norte de África, América del Norte y Australia. En conjunto, da empleo a más de 1.200 empleados, y sus productos se venden en 76 países de los 5 continentes. Opera en los sectores de envase y embalaje, edificación, tratamiento de superficies, transporte, industria y energías renovables.

Galería de fotos en Facebook:

Sabiñánigo recupera su papel como referente industrial de la mano de Iberfoil….

Posted by Jacetania Express on Tuesday, February 13, 2018