Los trabajadores de ambulancias denuncian que la precariedad en el sector está afectando al servicio en la Jacetania y el Alto Gállego

Ambu nieve
Uno de los problemas más graves a los que se enfrenta el sector es la falta de bases operativas, por lo que las ambulancias se encuentran en situaciones extremas en determinadas épocas del año.

por Rebeca Ruiz

Los trabajadores de las ambulancias que prestan servicio en  la Jacetania y el Alto Gállego han denunciado la precariedad de sus contratos y de la situación en la que se ven obligados a desarrollar su labor profesional, y advierten de que este hecho afecta directamente a la calidad del servicio que  prestan a los ciudadanos. Un problema especialmente grave si se tiene en cuenta el hecho de que están en juego vidas humanas. Así, la Jacetania y el Alto Gállego no son ajenas a las graves deficiencias que existen en el transporte sanitario urgente en la comunidad, una queja por la cual los trabajadores del sector ya presentaron impugnación al concurso y que han llevado, incluso, ante el Justicia de Aragón, sin haber conseguido ninguna solución por el momento.

Vicente Ascaso y Berta Lantero, representantes del sindicato Cooperación Sindical, denunciaban, junto a otros compañeros, “la precariedad asistencial y laboral” del servicio que se presta en la zona actualmente; una situación que se ha visto agravada por el último concurso de transporte sanitario en Aragón. Un concurso que abre “aún más, si cabe, la brecha sanitaria que sufren los aragoneses, aumentando más las horas de localización de las ambulancias”, lo que es especialmente grave en zonas caracterizadas por la dispersión geográfica, como el Alto Aragón, el Prepirineo y el Pirineo Aragonés. “En concreto, en la Jacetania, no hay ni una sola ambulancia presencial 24 horas, ni UVI móvil ni convencional”, denuncian los trabajadores. Por eso se puede dar el caso de que, dependiendo a qué hora sea la urgencia, deba acudir a Jaca una ambulancia de Sabiñánigo para cubrir el servicio. Hace más de una década que se sufre esta situación, que ha empeorado, denuncian los trabajadores.

Localización

El principal problema radica en que, en el sistema actual, se han aumentado las horas de localización. Es decir, los trabajadores esperan en sus casas a que se active el servicio correspondiente, a falta de bases dignas de un Servicio de Emergencias “donde desarrollar tareas esenciales de limpieza, desinfección o reposición del material”, estando ubicadas la mayoría de las ambulancias en el propio domicilio del conductor correspondiente (un problema añadido). Es lo que sucede, por ejemplo, en Jaca, donde las ambulancias permanecen a la intemperie, con temperaturas que dificultan la conservación, entre otras necesidades, de los materiales y medicamentos con los que están dotadas.

 

anuncio patricia

 

Actualmente, en la Jacetania, existe un Soporte Vital Básico en Hecho, que presta servicio 24 horas localizada los 365 días al año -es decir, sin base, con dos trabajadores que esperan en sus domicilios a que el servicio sea activado, durante interminables jornadas laborables que en ocasiones rondan alrededor de las 4.000 horas anuales, según denuncian-. En principio, se trata de una ambulancia asistencial, preparada para que en un momento determinado se pueda incorporar la enfermera de Atención Primaria y se pueda convertir en una UVI. Se puede adaptar a la necesidad que surja.

En Jaca hay una UVI móvil con el sistema 12+12 (o lo que es lo mismo, presencial desde las 9.00 hasta las 21.00 horas de lunes a viernes  -el resto del tiempo, funciona mediante localización- y una ambulancia convencional, no asistencial, sin dotación, preparada sólo para transporte -servicios programados- con dos personas y con el mismo sistema horario.

 

IMG_3981

 

En el Alto Gállego sí existe una UME (Unidad Medicalizada de Emergencias), presencial durante 24 horas con base en Sabiñánigo; y una ambulancia convencional no asistencial en Biescas con un conductor 24 horas localizada, que se complementa con un Soporte Vital Básico en Broto (24 horas localizada, como en Hecho), que aun perteneciendo al Sobrarbe, dada su cercanía, realiza también servicio en esta comarca.

A partir de estas dotaciones, la Administración sanitaria da por cubierto el servicio de urgencias-emergencias de las dos comarcas; un planteamiento que tiene como consecuencia, en primer lugar, el retraso en la atención al paciente. Hay que tener en cuenta que se están utilizando para transporte sanitario urgente vehículos no asistenciales (que, por definición, son los destinados a dar cobertura a la asistencia de pacientes que no requieren una atención sanitaria en ruta -transporte sanitario programado-, de manera que, en algunos casos, pueden ir tan solo con un técnico-conductor como dotación (por ejemplo, lo que sucede en Biescas).

Normativa

Según explican los representantes sindicales, la normativa es muy clara al respecto y obliga a que las ambulancias de urgencias y emergencias estén dotadas, al menos, de un mínimo de dos personas con la formación apropiada para la prestación de asistencia sanitaria y transporte de un paciente en camilla. Una normativa que actualmente no se cumple y que lleva a situaciones como el caso de que un trabajador del transporte sanitario urgente, solo, sin camillero, tenga que movilizar o transportar a un paciente en camilla o silla de rescate, o bien se tengan que realizar técnicas de movilización o inmovilización de pacientes que han sufrido accidentes de tráfico caídas con posibles traumatismos, denuncia Ascaso. Unos problemas que se agravan en determinadas épocas del año en las que la población de esta zona, eminentemente turística, se multiplica por varias cifras. O cuando las escasas ambulancias en servicio están cubriendo las emergencias de las estaciones de Formigal-Panticosa, Astún o Candanchú.

 

ambu1

 

Los trabajadores del sector recuerdan que está demostrado que “una atención de calidad disminuye significativamente la mortalidad de los procesos críticos más frecuentes, reduciendo las minusvalías, acortando las estancias hospitalarias y ahorrando así sufrimientos a las personas y gastos a la sociedad”. Unas garantías que, según el sistema actual, son muy difíciles de cumplir y en muchos de los casos dependen de la buena voluntad y disposición del trabajador.

Otros problemas

Además, los trabajadores explican que todo el problema radica en que “es una comunión entre empresas y Administración, que saca concursos con muy pocos recursos y bajos presupuestos que luego pagan trabajadores y usuarios”, y reconoce que no es solo un problema de esta comunidad, si no que es un mal generalizado que pone en riesgo la vida de muchos pacientes cada año. “Dispositivos de localización obsoletos”,  varias “guardias seguidas de 24 horas”, “trabajadores estresados” y diferencias brutales salariales y en condiciones laborales entre unos trabajadores u otros, dependiendo si están contratados por el sistema público o privado de salud -al margen de ser igual de profesionales en ambos casos y de que el trabajo sea el mismo-, completan el desolador panorama que, en estos momentos, se ven obligados a soportar los trabajadores de urgencias y los usuarios de la Jacetania y el Alto Gállego. Cuestiones a las que hay que añadir el riesgo de la tendencia a la localización y la ausencia de bases operativas, que supone que “los trabajadores deben llevarse la ropa a casa, y nunca saben el riesgo que tienen porque no conocen el diagnóstico de los pacientes que trasladan, por lo que inconscientemente están asumiendo un importante riesgo de contagio”, lamentan.

 

LOGO_COLOR_HORIZONTAL

En la Jacetania y el Alto Gállego, una treintena de trabajadores están afectados por esta situación: “Se aprovechan de nuestra profesionalidad y de la buena voluntad”, explican. Así, lo primero que necesitan son “bases operativas”; es el primero de todos los problemas que padece el sector y que sólo se pueden solucionar, como explica Ascaso, “dotando al concurso de una cuantía presupuestaria” suficiente para evitar que haya “ciudadanos de primera y ciudadanos de segunda”, que es lo que se está consiguiendo con el actual sistema de transporte sanitario de Aragón.

 

Ambu nieve (2)