Importante incremento del alumnado de lengua aragonesa en los centros educativos de la Jacetania y el Ato Gállego

imagenes_aragones_ninos_2701631a
(FOTO: Gobierno de Aragón)

La enseñanza del aragonés en los centros educativos de Aragón cumple este curso 20 años y lo hace con un importante incremento de alumnado. Las clases comenzaron en el curso 1997-98 en cuatro localidades (Jaca, Biescas, Aínsa/L’Ainsa y Benasque/Benás) gracias a un convenio entre el Gobierno de Aragón y los respectivos ayuntamientos. Entonces fueron 250 alumnos y 4 docentes.

En los 18 cursos siguientes, el número de profesores se elevó a 8 (6 de Primaria y 2 de Secundaria), llegando a 615 alumnos. Desde el curso 2015-16 al actual, el número de docentes ha pasado a 20 (15 de Primaria y 5 de Secundaria) y los alumnos casi se han duplicado, llegando ahora a 1.068. Esto supone un incremento del 80% de alumnado respecto al inicio de la legislatura (en el curso 2015-16 había 615 matriculados).

anuncio patricia

Los docentes enseñan lengua aragonesa en las distintas variedades locales en los valles de Ansó, Echo, Tena, Bielsa, Gistaín/Chistau y Benasque/Benás, así como en los centros de la Baixa Ribagorza. Durante esta legislatura, el aragonés ha llegado a zonas en las que hasta ahora no se enseñaba, como Ayerbe, Bolea, Lupiñén, Sabiñánigo, Almudévar, Peralta de Alcofea, Fonz-Estadilla y Graus. Además, gracias al convenio con la Universidad de Zaragoza, se utiliza como lengua vehicular en la Educación Infantil en aquellos lugares en que la comunidad educativa así lo ha decidido (Echo, Panticosa y Valle de Benasque/Benás) con objeto de colaborar en la conservación de cada una de sus variedades locales.

Por otro lado, este viernes comenzaba en el CIFE Ana Abarca de Bolea de Huesca el inicio del Huesca el XII Seminario de Profesores de Lengua Aragonesa, cuyos objetivos son contribuir a la formación didáctica y científica del profesorado de lengua aragonesa y crear un espacio para hacer propuestas y compartir experiencias docentes alrededor de la enseñanza de las lenguas minoritarias y, sobre todo, del aragonés.