Los Espacios Nórdicos de Aragón reivindican un plan que impulse el sector y piden más ayuda a la Administración

Reunión JL Soro. 23102017_3 (1)
Un momento de la reunión mantenida con José Luis Soro.

Representantes de los Espacios Nórdicos de Aragón y los alcaldes de los municipios que los albergan se han reunido con el consejero de Vertebración del Territorio, Movilidad y Vivienda, José Luis Soro, para darle a conocer sus inquietudes y sobre todo para intentar dar un impulso a este sector de la nieve que cada vez más usuarios demandan.
Gestores y responsables de los espacios han puesto sobre la mesa, en primer lugar, la necesidad de mejora de la limpieza de los accesos en la temporada invernal. Para ello proponen el aprovechamiento de las competencias de carreteras ya existentes, siempre y cuando sea factible el aunar esfuerzos para que todos los pueblos y negocios sean beneficiados. Hay espacios, como el de Fanlo, que a pesar de tener nieve asegurada cada temporada, lleva varios años sin estar operativo precisamente por la falta de recursos para dejar practicable el acceso a la estación.
Por otro lado, sugieren un cambio en la legislación para que estos Espacios Nórdicos sean recogidos como tales, y por ello respetados y respaldados por las instituciones públicas y los diferentes usuarios que los visitan.
Además, piden un plan de infraestructuras que les ayude a mejorar sus instalaciones: “Hace 30 años el Gobierno de Aragón y los Ayuntamientos vieron el recorrido que podía tener esta modalidad deportiva y adquirieron las primeras máquinas pisapistas. Hoy en día hay estaciones que todavía trabajan con ellas pero ya no pueden dar el servicio que demandan los esquiadores. Es necesaria la renovación de esas máquinas y la puesta al día de los servicios mínimos necesarios para ofrecer una oferta de calidad a las personas que optan por las actividades que se desarrollan en nuestros espacios nórdicos”, explica Mario García, presidente de la Asociación de Espacios Nórdicos de Aragón. De hecho, ya han diseñado una normativa interna en la que se reflejan los puntos básicos que deberían tener cada una de estas estaciones para poder dar un servicio mínimo: accesos, párking, edificio de servicios y maquinaria. Todo ello, sin necesidad de grandes inversiones, se completaría con la oferta de un forfait conjunto entre estaciones para que los usuarios puedan conocer los diferentes espacios en una sola temporada. “Nieve sostenible, sí, pero necesita un mínimo de infraestructura para salir adelante”, ha explicado Luis Gutiérrez, el alcalde de Hecho, uno de los municipios que alberga un Espacio Nórdico.
Por su parte, el consejero se ha comprometido a dar a conocer estas demandas a los diferentes departamentos del Gobierno de Aragón implicados, como es el de Economía y Empleo o el de Educación, Cultura y Deporte, facilitando y agilizando así el impulso a estos espacios. “Aragón se está convirtiendo en un destino de escapada, un destino para muchas personas que están buscando un la naturaleza salvaje que aportan los diferentes Espacios Nórdicos. Y sí, tenemos que poner en valor esa belleza incluso aprovechando los recursos que ya existen”, explica Soro.
Por el momento, desde Turismo de Aragón se ha concedido durante varios años una subvención para la promoción de estas estaciones, algo “que es de gran ayuda” pero que queda cojo cuando “no se puede llegar al espacio que se ha promocionado previamente”, comenta Marta Marín, gestora del Espacio Nórdico Oza-Gabardito.
En estos momentos, los Espacios Nórdicos son lo único que tienen muchos pueblos y áreas aragonesas en los meses de invierno, por lo que su impulso sería un motor dinamizador de estos valles del Pirineo y Teruel sin pistas de alpino.
“Es la otra nieve, una nieve que también está siendo demandada por muchos usuarios y no sólo como estación de esquí de fondo, sino como un espacio donde realizar en familia o con amigos muchas actividades como puede ser el mushing, las raquetas, o simplemente disfrutar de los paisajes semi salvajes en los que se encuentran”, explica Mario García, presidente de la asociación.
Los 9 espacios que forman esta asociación se encuentran, o si no limitan, en un parque nacional o espacio protegido, y el potenciar estos territorios ayudaría, sin duda, a dar vida a los pueblos que los albergan también en invierno.

Reunión JL Soro. 23102017_2 (1)

Soro, durante el encuentro.

Asociación Espacios Nórdicos de Aragón
La Asociación de Espacios Nórdicos de Aragón nace en 2010 con el objetivo de impulsar los diferentes Espacios Nórdicos de Aragón y desarrollar este sector por dos vías, la turística y la deportiva. Pretende ser una entidad estable que consiga reivindicar estos centros invernales dentro del sector de la nieve en Aragón. El cambio de denominación de circuitos de fondo a espacios nórdicos resume la evolución y las posibilidades de estas áreas: desde las cada vez más populares raquetas, hasta la práctica del esquí de backcountry, descenso en trineos, escalada en hielo, ascensos, trineos de perros o fabricación de iglús.
Los 9 espacios nórdicos de Aragón tienen 30 pistas que suman 100 kilómetros. La media de apertura invernal se sitúa en 80 días, aunque se han llegado a alcanzar los 147 en el caso de Llanos del Hospital. El número de esquiadores en la última temporada fue de 30.000.
Los espacios adheridos a la asociación son:

Espacio Nórdico de Linza
Espacio Nórdico de Lizara
Espacio Nórdico de Oza-Gabardito
Espacio Nórdico del Balneario de Panticosa
Espacio Nórdico de Pineta
Espacio Nórdico de Llanos del Hospital
Espacio Nórdico de La Muela
Espacio Nórdico de Candanchú
Espacio Nórdico de Fanlo

La nueva Asociación de Espacios Nórdicos de Aragón está presidida por Mario García, del espacio nórdico de Llanos del Hospital.