Se buscan ‘jugones’ en Jaca y Sabiñánigo

DSC03496.JPG

Manuel Guarga y Lucía Bescós, impulsores de la iniciativa. (FOTO: Rebeca Ruiz)

por Rebeca Ruiz

Jugones Pirenaicos es un grupo de aficionados a los juegos de mesa, de rol y wargames -o lo que es lo mismo, juegos en los que se recrea una guerra o una batalla- de la Jacetania y el Alto Gállego que llevan ya años compartiendo esta pasión y que quieren darla a conocer. Para ello, han hecho un llamamiento a través de las redes sociales, con el fin de encontrar a todos aquellos aficionados a estas actividades que vivan en la zona y que quieran formar parte de un grupo más estructurado y así ampliar sus posibilidades y difundir su actividad.

Actualmente, son entre seis y doce jugadores los que suelen quedar para compartir entretenimiento. A veces quedan más personas, otras menos,… en función de la disponibilidad y el tiempo libre de cada uno. Manuel Guarga y Lucía Bescós son dos de ellos. “Sabemos que hay gente que juega, pero normalmente lo hacen de forma privada”, explican. De hecho, tienen constancia de que en Jaca hay otros grupos de juego, pero funcionan de forma aislada entre sí. Una impresión que se veía reforzada con varias personas que se han puesto en contacto con ellos a raíz de saltar a las redes sociales.

Agrícola, Munchkin, Carcassonne, Ciudadelas, Galáctica, Zombicide, Fórmula D, Times Up,… la lista es interminable. Son algunos ejemplos de los juegos de mesa que comparten los jugones, que, entre todos, reúnen una inmensa variedad de temáticas. Juegos en los que la planificación, la gestión de recursos, la estrategia y la experiencia son un grado.

Un paso más allá son los wargames, con miniaturas de las más diversas temáticas (principalmente de los ámbitos fantástico y de ciencia ficción: Malifaux, Infinity, Frostgrave, Kings of War o Warhamer Fantasy son algunos de los más conocidos y los que también figuran en el catálogo de Jugones Pirenaicos); en este caso, con el valor añadido de la práctica del modelismo, ya que en el grupo juegan con figuras de entre 25 y 32 milímetros que suelen construir y pintar los propios jugadores. Y otra opción más: los juegos de rol, que nada tienen que ver con comportamientos delictivos, como se ha podido asociar alguna vez por desconocimiento, y como puede ser La Leyenda de los cinco anillos o Dragones y Mazmorras.

“En estos momentos, nosotros tenemos 73 juegos de mesa y bastantes libros de juegos de rol,… sólo una habitación para ello”, explica Bescós. Y en cuanto a figuritas, Guarga lleva “coleccionando 20 años”. Un verdadero tesoro que se complementa con la colección de cada uno de los miembros del grupo. “Pretendemos que todos los jugones de la zona nos conozcamos para ampliar grupos de juego y poder organizar actividades conjuntas”, explica Manuel Guarga, que acaba de crear un blog para explicar todos los detalles se esta práctica con el nombre de jugonespirenaicos.blogspot.com.

Partida de Malifaux

Su objetivo pasa por lograr encontrar nuevos jugadores que pretendan expandir sus grupos de juego, que busquen una actividad alternativa de ocio que fomente las relaciones sociales, partiendo de la creatividad, y dar a conocer y difundir esta actividad. A largo plazo, su intención es crear un grupo más amplio, para poder constituirse en asociación y, a partir de ese momento, poder disponer de un local y de otro tipo de infraestructura que les permita organizar torneos, quedadas, cursos o demostraciones.

Para formar parte del grupo, no es necesario tener conocimientos previos. Sólo ganas de pasar un buen rato. Y en cuanto a la edad, el jugón más joven tiene 18 años y el mayor, 45, de modo que tampoco es un requisito a tener en cuenta. “Intentamos quedar dos o tres veces por semana”, explican los jugones, que también acuden, siempre que el trabajo se lo permite, a encuentros o torneos por diferentes puntos de España. “Conoces gente, te lo pasas muy bien y merece la pena”, señalan.

jugando malifaux

A veces, es difícil acudir a estas citas por la falta de tiempo, sobre todo si es en lugares geográficos más separados, pero normalmente acuden a lugares como Huesca, Binéfar o Zaragoza donde sí existen grupos más organizados. O se ponen en marcha ligas de un juego concreto limitadas al ámbito provincial, por ejemplo, lo que permite a los jugadores ajustar las partidas a las agendas de los jugones. Las nuevas tecnologías también ayudan, y ahora es habitual ver partidas de juegos de rol que se desarrollan online.

No se sabe con certeza el número de jugadores que hay en el Alto Aragón. Lo que está claro, es que cada vez son más los que eligen esta forma de ocio.

Para más información:

https://www.facebook.com/groups/764819547059217/

https://jugonespirenaicos.blogspot.com.es/