Representantes de 23 agrupaciones de la Diócesis de Jaca, en la Ofrenda de Flores de la Virgen del Pilar

IMG-20171012-WA0001

Un joven luce el traje típico de Ansó, confeccionado artesanalmente, esta mañana, en la Ofrenda a la Virgen del Pilar.

por Rebeca Ruiz

Como cada año, numerosas personas de distintos pueblos de la Comarca de la Jacetania y el Alto Gállego participan en la Ofrenda de Flores a la Virgen del Pilar, el acto central de la programación de Zaragoza en honor a la patrona.

Este año, son 23 los grupos y asociaciones -uno más que en la edición anterior- relacionados con la Diócesis de Jaca los que llevarán hasta la ciudad del Ebro la representación más auténtica de las costumbres y las tradiciones del Pirineo y Prepirineo aragonés. Fieles a la cita, sus atuendos, su folclore y su historia también están representados en la Ofrenda, que continúa desarrollándose en estos momentos.

Hay que tener en cuenta que el ámbito de la Diócesis de Jaca no coincide exactamente con la demarcación geográfica del territorio, si no que engloba pueblos pertenecientes a distintas comarcas. Este año, según la Diócesis, participan en la Ofrenda Floral colectivos de muy distinta índole, entre los que se encuentran, por ejemplo, la Asociación de Amigos del Camino de Santiago o el Palotiau de Embún, además de representantes de municipios como Yésero, Murillo de Gállego, Biota, Sos, Barbenuta, Erla o Luna, entre otros muchos.

CARTEL FERIA OTOÑO 2017

A todos ellos, hay que añadir las personas que acuden a nivel particular desde Zaragoza, permitiendo observar la riqueza de atuendos tan peculiares como el traje típico de Ansó, y que contribuyen a que este evento gane cada año seguidores por su espectacularidad y por la cantidad de ciudadanos que, de una forma u otra, participan del mismo (fuentes oficiales indican que se puede reunir en torno a medio millón de personas entre participantes y público durante la Ofrenda Floral).

Según el horario asignado, que se está desarrollando con retraso sobre el previsto -algo habitual, teniendo en cuenta la cantidad de personas que participan en la ofrenda y las paradas que, durante el recorrido hasta llegar al manto, hacen los grupos para cantar y bailar, el primer grupo de la Diócesis de Jaca que tenía prevista su incorporación a la comitiva era el pueblo de Longás, a las siete de la mañana. El último será Luesia, que lo hará pasadas las 20.00 horas.

La procesión hacia la Plaza del Pilar se convierte en una oportunidad única para mostrar a toda la sociedad la riqueza de los pueblos del Alto Aragón y disfrutar de un verdadero y único despliegue de tradición, historia y, por supuesto, devoción hacia la Virgen del Pilar, en el que en este 2017 participan 704 grupos, 20 inscritos más que el año pasado.