El Juzgado de Jaca suspende ‘in extremis’ y cautelarmente el desahucio de un matrimonio de jubilados

JACA. DESAHUCIO PEDRO Y OROSIA (3)
Los afectados, junto a los familiares y amigos que les acompañaban, no ocultaban su alegría al conocer la noticia. (FOTO: Rebeca Ruiz)

por Rebeca Ruiz

El Juzgado de Jaca decretaba este martes la suspensión cautelar del desalojo de un matrimonio en la Avenida Juan XXIII, número 11; la noticia llegaba sobre las 10.00 horas, momento en el que se había decretado el desahucio de la vivienda, donde los dos afectados, acompañados de familiares y amigos -con el apoyo de diputados de Izquierda Unida, de Podemos y la Plataforma de Apoyo a Afectados por Entidades Bancarias-, apuraban el traslado de algunos enseres y tenían la esperanza de que llegara la noticia que, finalmente, se ha producido.

Pedro Puértolas y Orosia Eíto desarrollaron durante muchos años su actividad profesional en un taller de automóviles, hasta que llegó la crisis y se vieron obligados a cerrar su empresa. En ese momento, habían emprendido una ampliación de su negocio en el polígono industrial del Llano de la Victoria, explica Puértolas. Lo perdieron todo.

Actualmente, su situación es crítica. El único lugar que tienen para vivir es su domicilio habitual de la Avenida Juan XXIII, un piso en el que, asegura Pedro Puértolas, han vivido desde hace 40 años y estaba ya “totalmente pagado”. Puértolas y su esposa tienen más de 60 años, lo que les coloca en una franja de edad sin apenas oportunidades laborales y “sin alternativa habitacional”. Llevan luchando contra lo que consideran una “estafa del banco”, según Puértolas, desde 2009, lo que, explica, ha repercutido incluso en su salud. “Tenían que haber paralizado el desahucio hasta 2020, al ser primera vivienda, y con la edad que tengo, que son 63 años”, señala Puértolas, que recuerda que el BBVA le reclama una deuda de 85.000 euros que, en estas circunstancias no puede pagar. Una deuda que el matrimonio no reconoce y una cantidad muy inferior al precio que tendría la casa en el mercado (una vivienda de 93 metros con ascensor y que da al Palacio de Congresos).

JACA. DESAHUCIO PEDRO Y OROSIA (2)
Ciudadanos de Jaca quisieron acompañar al matrimonio en este duro momento. (FOTO: Rebeca Ruiz)

Un grupo de ciudadanos hacía un llamamiento en la noche del lunes, a través de las redes sociales, para que los jaqueses acudieran a apoyar a este matrimonio. Familiares y allegados se presentaban a primera hora en el domicilio, donde finalmente recibían la noticia que, de momento, supone un respiro a su situación, y era recibida con aplausos por los presentes, que recordaban que “no se puede desahuciar una vivienda, un hogar, sin que los poderes públicos tengan una alternativa habitacional y den salida ética al conflicto de tal manera que se expulse a una familia directamente a la exclusión social”.

La decisión del Juzgado llegaba en el último momento. “La jueza ha decretado la suspensión cautelar del desalojo mientras se resuelve el recurso presentado este pasado lunes por la defensa de las personas afectadas”, comunicaban las personas que acompañaban a los afectados tras conocer la noticia telefónicamente por una llamada del abogado Raúl Orduna, que se encarga del caso.

JACA. DESAHUCIO PEDRO Y OROSIA
Puértolas (primero por la izquierda), junto a su mujer (vestida de blanco), ante la puerta de su vivienda. (FOTO: Rebeca Ruiz)

Según publica AraInfo, “al mismo tiempo, y nada más conocerse la decisión tomada por la juez, el Departamento de Comunicación del BBVA se ha puesto en contacto con la redacción de AraInfo para hacerse eco de dicha suspensión. ‘Nosotros nunca desalojamos personas con vulnerabilidad’, han asegurado desde el mencionado departamento de la entidad bancaria”. Es precisamente esta situación, la de vulnerabilidad, la que que ampara a los afectados para pedir una ampliación de la moratoria y evitar, al menos por el momento, el desalojo.