Los ‘mayencos’ David Orna y Pedro García renuncian al Manaslu, el octavo ‘ochomil’ del mundo

Manaslu-2017-6
David Orna y Pedro García, durante su expedición.

Los miembros de Mayencos David Orna y Pedro García, que hace unas semanas se lanzaban a la conquista del Manaslu, el octavo ochomil del mundo (con 8.163 metros), han emprendido el regreso a casa tras verse obligados a renunciar a su hazaña. En estos momentos, tras un duro trekking, se encuentran sanos y salvos en Katmandú, donde tienen previsto tomar un vuelo para regresar a España.

A pesar de los esfuerzos extremos y de la intensa preparación de los dos alpinistas durante los últimos meses, las condiciones de la montaña les llevaban finalmente a abandonar el reto, ante el serio peligro que podían correr sus vidas si continuaban adelante, sin ninguna garantía de poder hacer cima.

Hace unas horas, Orna explicaba a Jacetania Express que los problemas que han encontrado tienen su base en las condiciones extremas y particulares del Manaslu. “Nos hemos dado cuenta que íbamos tarde; tendríamos que haber llegado unos 15 días antes… cuando nosotros llegamos, pasado mediados de septiembre, todos los que estaban allí ya estaban aclimatados y preparados para hacer cumbre”. Y Orna y su compañero, por contra, tenían todavía un mes por delante.

“En ese mes, el Manaslu, que es una montaña climatológicamente muy especial, se estaba empezando a deteriorar”, explica Orna, a lo que añade que se daba una circunstancia que complicaba aún más la situación, como era el hecho de que se encontraban “solos en la montaña: las demás expediciones se habían ido”. Ello suponía un hándicap añadido, ya que, si sucedía cualquier percance, los montañeros de Mayencos no iban a tener ningún tipo de apoyo, por lo que, después de intentar lo imposible, con unas condiciones totalmente adversas, decidieron dar la vuelta tras un incidente que, afortunadamente, no tuvo consecuencias graves para los alpinistas. En ese momento, a 6.400 metros de altitud, se toparon con una gran grieta insalvable. Entonces se plantean concluir la expedición, ante el riesgo evidente para sus vidas.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El Club Pirineísta Mayencos explicaba por su parte que, esta vez, “la montaña dio pocas oportunidades al grupo formado por Xavi Arias Guía, Sergi Ruedas, Flower Wayta, Héctor Ponce de León y los montañeros de Mayencos Pedro García y David Orna”.

El club matizaba las palabras del alpinista, haciéndose eco de los mensajes que llegaban a través de Orna y García, y señalaba que “la zona de seracs entre el C1 y el C2 cada día estaba más complicada, los puentes de nieve se rompían, las grietas se hacían más grandes, encontrándose, en el tercer intento, a partir del C2, una como de metro y medio de ancho y 60 metros de profundidad; con mochilas cercanas a los 20 kilos, para equipar el C3, se les hacía imposible dar el salto”.

El camino de regreso resultaba muy complicado, debiendo atravesar de nuevo “el laberíntico glaciar”, se explica desde el club. Un camino en el que los dos mayencos echaban en falta balizas, cuerdas fijas, y en el que los pocos elementos que se conservaban no ofrecían ninguna seguridad. De hecho, es en ese momento cuando Orna cae en una grieta y, milagrosamente y gracias a la mochila, sólo se hunde hasta las axilas, lo que le salvó de precipitarse más de treinta metros. “Tras el susto y la recuperación, siguieron su descenso, ya de noche hasta el Campo Base, donde llegaron exhaustos, siendo recibidos por los cocineros, que les ayudaron en la hidratación y la alimentación”, apunta el club. Es ahí donde daban por terminada su aventura, con gran pesar.

“Desde el club les damos nuestra más sincera enhorabuena, por el esfuerzo, por el tesón, por toda esa ilusión derramada y por todas las experiencias vividas, que seguro enriquecen su ya dilatada vida montañera. Y por discrepar en algo, diremos que sí han alcanzado la verdadera cima, que es la de volver a casa, dejando en aquellas tierras sembradas unas lágrimas que van a brotar en forma de nuevos proyectos, y que seguiremos alimentando con nuestro apoyo”, señalaba el Club Pirineísta Mayencos en un comunicado.

A la espera de tomar el vuelo que les traiga de vuelta a España, David Orna hacía balance y explicaba a Jacetania Express que “este año no hemos podido hacer cumbre, pero la experiencia ha sido muy intensa; yo he cumplido un sueño, que era acercarme a un ochomil, con lo cual ha sido un gran aprendizaje”. “Hemos estado con gente muy importante, deportistas muy potentes del mundo de la escalada de los ochomiles”, dice Orna, lo que supone una satisfacción para estos dos mayencos, que llegaron juntos a la falda del Manaslu y emprenden el regreso a España “como amigos”.

Más información:

https://jacetaniaexpress.com/2017/07/30/los-mayencos-david-orna-y-pedro-garcia-se-lanzan-a-la-conquista-del-manaslu-el-gigante-nepali-de-8-163-metros/

https://jacetaniaexpress.com/2017/08/21/david-orna-de-mayencos-continua-con-su-preparacion-para-acometer-la-ascension-al-manaslu/