Jaca incrementa la seguridad en el Mercado Medieval en cumplimiento del protocolo antiterrorista

DSC02444

Dos policías nacionales, este martes, en la puerta del Ayuntamiento de Jaca. (FOTO: Rebeca Ruiz)

por Rebeca Ruiz

Con motivo de la celebración del Mercado Medieval de las Tres Culturas, y siguiendo las recomendaciones del Ministerio del Interior, Jaca ha incrementado la seguridad, con relación a otros años y como medida de prevención tras los atentados de Barcelona y Cambrils.

Así, y en cumplimiento  del Plan Nacional de Prevención y Protección Antiterrorista, el jefe de la Policía Local de Jaca, José Miguel Larraz, confirmaba que se está siguiendo una serie de normas o recomendaciones que se les ha hecho llegar desde la Policía Nacional. Asimismo, fuentes de la Policía Nacional confirmaban que, efectivamente, se han incrementado las labores preventivas en Jaca con motivo de la celebración del mercado con relación a anteriores ediciones, con el objetivo de tratar de evitar que se puedan volver a repetir atentados como los de Cataluña.

DSC02047
Dos agentes de la Policía Local controlan el acceso a la Calle Mayor. (FOTO: Rebeca Ruiz)

Estas medidas se centran en la colocación de maceteros o bolardos en aquellos accesos a zonas en las que se prevean grandes aglomeraciones de personas (como puede ser el casco histórico con motivo de la celebración del Mercado de las Tres Culturas). En el caso de Jaca, se han colocado seis grandes bloques de hormigón en la entrada de la Calle Mayor por las Benitas, en zig zag, de tal manera que cumplan el objetivo para el que se han instalado pero que, a la vez, no interfieran para la vida normal de la ciudad. Se da la circunstancia de que la ciudad cuenta ya con bolardos en otros accesos al centro que podrían ser críticos, debido al carácter peatonal del centro.

No obstante, esta medida se completa en otros puntos con el bloqueo de los accesos con vehículos oficiales de la Policía Local y la Policía Nacional, como en la entrada a la Calle Mayor por la Avenida Primer Viernes de Mayo, así como un control más estricto de los vehículos de carga y descarga que acceden diariamente al casco antiguo, durante las horas que puede haber más gente por la zona.

Además, se han incrementado los controles, tanto en ciudad como en carretera, y se han intensificado las patrullas a pie por la ciudad, actuaciones similares a las que se llevan a cabo en otras fechas críticas, como puede ser el Primer Viernes de Mayo. En esta ocasión, también hay que tener en cuenta que Jaca se encuentra en temporada alta y que son miles las personas que recibe la ciudad durante el mes de agosto.

Por otra parte, los agentes portan chalecos antibalas. En el caso de la Policía Local, es la primera vez que lo hacen en el contexto del Mercado Medieval, aunque esta medida ya se venía desarrollando en los controles nocturnos. Se trata del mayor despliegue preventivo en los 25 años de historia del mercado, establecido desde la coordinación de todos los cuerpos de seguridad, todo ello, a fin de garantizar la protección de los ciudadanos.

DSC02442
Bloques de hormigón colocados a la atura de las Benitas. (FOTO: Rebeca Ruiz)

Todas estas medidas se enmarcan en el protocolo antiterrorista puesto en marcha desde el Ministerio del Interior a raíz de los recientes atentados, aunque no hay que olvidar que está establecida la alerta 4 de nivel de seguridad antiterrorista, lo que obliga a extremar las precauciones en todos aquellos lugares que sean susceptibles de aglomeraciones de público y poner todos los medios posibles para evitar o dificultar en la mayor medida que vuelvan a repetirse este tipo de ataques.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Mientras tanto, el Mercado Medieval de las Tres Culturas, enmarcado en el Festival Internacional en el Camino de Santiago, alcanza su ecuador con un gran balance de público, y es necesario destacar también la buena acogida que ha recibido el nuevo espacio de la Ciudadela. 110 paradas de artesanos, animación continua y tres zonas definidas: la cristiana, la judía y la musulmana, convierten a Jaca en un gran enclave multicultural y la devuelven a la Edad Media. Una experiencia única de la que se puede disfrutar hasta este miércoles.