Los expertos recomiendan no comprar material escolar con forma, aspecto o aroma de alimento

imagenes_material_escolar2_bda13802

La Dirección General de Protección de Consumidores y Usuarios recomienda a las familias que no adquieran productos de material escolar con forma, aspecto o aroma de alimento para evitar que los niños las confundan con estos y se los lleven a la boca, los chupen o los ingieran.

Esta es una de las recomendaciones que desde el Gobierno de Aragón se quiere hacer a las familias que ahora preparan la vuelta al colegio de sus hijos. La jefa de Servicio de Normativa y Supervisión de Mercado, María Jesús Casasnovas, explica que la red de alerta de productos no alimentarios de AECOSAN recoge el material escolar como un tipo específico de producto, siendo la tasa de notificación en este ámbito relativamente baja.

Durante el periodo escolar 2016-2017, se hicieron ocho notificaciones en la red de alerta en este ámbito: cuatro gomas de borrar y un bolígrafo con forma de alimento; y dos pinturas y una arcilla con una cantidad de metales por encima de lo permitido. Hasta el momento, los inspectores de Consumo no han detectado ninguno de estos productos en establecimientos aragoneses.

Desde Consumo recuerdan que a la hora de comprar material escolar lo primero que hay que tener en cuenta es su seguridad, calidad y el respeto medioambiental. Por ello, dan esta serie de recomendaciones específicas:

Tijeras: las escolares deben tener la punta redondeada para evitar pinchazos.

Bolígrafos: las tapas tienen que estar perforadas en su extremo para que, en caso de que el niño se la trague, la vía aérea quede abierta.

Mochilas: se recomienda que lleven ruedas o soporte y que su tamaño se adapte a la edad del niño. El peso que deben llevar no debe ser superior al 10-15% del peso corporal del niño. Se recomienda que sean ergonómicas, con dos tirantes anchos y acolchados en los hombros, respaldo también acolchado y cinturón para sujeción. Así se evitarán posibles problemas de espalda, hombro y cuello.

Pegamentos: hay que comprobar que no contengan sustancias peligrosas.

Papel: se recomienda que sea reciclado.

Libros de texto: no hay obligación de comprarlo en un sitio determinado. Hay que comprobar si sirve algún libro de cursos anteriores de familiares o amigos.

Las pinturas de témpera, acuarela o de dedos y plastilina: deben llevar marcado CE. Asimismo, las pinturas de dedos deben incorporar en su composición un agente amargo para evitar que los niños las ingieran o se lleven los dedos a la boca.

Todo este material debe estar etiquetado, debiendo constar los datos de forma clara, visible e imborrable, legible y en castellano. Con carácter general, el etiquetado debe contener la siguiente información: nombre o denominación comercial del producto; nombre o razón social del fabricante, distribuido o importador y su domicilio completo. También tiene que estar incluido el número de registro industrial para el caso de productos de fabricación nacional y número de identificación fiscal del importador para los importados. Las advertencias de seguridad e instrucciones de uso son obligatorias.

Recomendaciones generales

María Jesús Casasnovas detalla unas recomendaciones generales a las familias que vayan a comprar estos días el material escolar. “Es recomendable hacer una lista con el material escolar necesario tras comprobar en casa si se puede reutilizar el del curso pasado”, asegura. Junto a ella, es conveniente fijarse un presupuesto y comparar la relación precio/calidad entre varios productos.

También se recomienda conservar el tique o factura ya que es necesario en el caso de tener que hacer algún cambio, devolución o reclamación. Advierte, asimismo, de que “no hay que dejarse llevar por ciertos reclamos publicitarios y que hay que fijarse en los precios que se marcan en ellos”, asegura antes de recordar que los folletos publicitarios son vinculantes.

Al igual que sucede con cualquier otro tipo de compra, Consumo aconseja adquirir los productos en establecimientos de confianza y si es posible que estén adheridos al Sistema Arbitral de Consumo. Así, la resolución de las reclamaciones se tramitará de forma gratuita, sin necesidad de acudir a los tribunales de justicia.

Créditos rápidos

Ante los anuncios publicitarios de créditos rápidos dirigidos directamente a los gastos familiares en estas fechas, se recomienda que se valore minuciosamente esta opción, ya que estos créditos suelen tener un elevado porcentaje de intereses.