Los afectados por la variante de Jaca siguen recabando apoyos entre los ciudadanos en busca de una moratoria

DSC01750
Mesa informativa instalada en la Calle Mayor este sábado. (FOTO: Javi del Pueyo)

La Asociación Jaca Sin Perder el Norte protagonizaba este sábado una nueva campaña para pedir que se estudien otras alternativas al trazado actual de la variante de Jaca, en la que los ciudadanos han firmado “masivamente” para pedir una la “moratoria” de la nueva infraestructura que unirá las autovías A-21 y A-23, han explicado en un comunicado. “Los firmantes consideran que el daño sobre el ecosistema pirenaico, el turismo y el patrimonio es inasumible”, aclaran. Esta vez, la mesa informativa estaba instalada en la Calle Mayor, en la entrada principal del Ayuntamiento.

Los afectados, que antes de la acción de este sábado ya superaban las 1.500 firmas respaldando su petición, solicitan “la reapertura del diálogo sobre la variante de la autovía, al entender que los acuerdos del pleno  del Ayuntamiento de Jaca, firmados en el año 2000, con el Ministerio de Fomento, carecen de vigencia en la actualidad, ya que los estudios de Impacto Medioambiental son anteriores a la normativa de la UE”, explican en una nota.

La Asociación Jaca Sin Perder el Norte denuncia que “Juan Manuel Ramón, alcalde de Jaca, basándose en un acuerdo de pleno del año 2000, insiste en acelerar las obras del enlace entre la A-21 y A-23, pese a la oposición de los colectivos vecinales y el resto de los partidos políticos, que solicitan un periodo de debate respecto al trazado”.

Los afectados se acogen a la Ley 27/2006 de 18 de julio (que incorpora las Directivas 2003/4/CE y 2003/35/CE), y que les permite “instar la revisión administrativa y judicial de los actos y omisiones imputables a cualquiera de las autoridades públicas que supongan vulneraciones de la normativa medioambiental”, explican.

“Los vecinos de Jaca contemplan estupefactos el diseño del proyecto  a su paso por la Ciudad de Jaca diseñado en el año 2000”, continúa el comunicado, que advierte que  “el proyecto aprobado por el Ministerio de Fomento incluye un viaducto a ninguna parte sobre el río Aragón y el soterramiento del Camino de Santiago”.

IMG-20170826-WA0024

Además, recuerdan que “el trazado previsto en el año 2000 contemplaba la unión con el túnel del Somport,  que conduce a Francia; sin embargo, el Gobierno francés desestimó esta vía carretera por considerar que causa un alto impacto medioambiental en su territorio”.

En este sentido, la Asociación Jaca Sin Perder el Norte recuerda que “en la actualidad, el Gobierno francés  ha priorizado el transporte ferroviario, dotando con 7.000.000 millones de euros la reapertura del Canfranc, a través de los programas transfronterizos de la Unión Europea”.