Ansó vuelve a reivindicar su patrimonio etnográfico y cultural con la XLVII Exaltación del Traje Típico

dsc01289

por Rebeca Ruiz

Ansó volverá a recibir este domingo a miles de personas que no querrán perderse el Día de Exaltación del Traje Típico Ansotano, una fiesta única por sus características y el buen estado de conservación de estos atuendos, símbolo de la vida tradicional ansotana, y que sustenta un importante legado histórico, cultural y etnográfico. La Exaltación del Traje Típico Ansotano es Fiesta de Interés Turístico Nacional desde 2011 y alcanza su cuadragésimo séptima edición, y se celebra tradicionalmente el último domingo de agosto.

No obstante, ya desde este viernes hay organizadas actividades en torno a la Exaltación. El día 25, a las 23.00 horas, habrá ronda de jotas por el pueblo, y para el sábado, 26, se ha preparado un espectáculo de percusión acústico en la plaza de Domingo Miral.

El XLVII Día del Traje Ansotano arrancará a primera hora de la mañana del domingo, con la tradicional recepción de los visitantes con la tradicional cucharada de migas y la visita de las autoridades al Museo del Traje, actividades que abrirán el programa de la jornada grande de las fiestas. Será a partir de las 9.30 horas. Mientras tanto, a partir de las 10.00 horas, se podrán visitar ya las distintas escenas costumbristas que, por todos los rincones de Ansó, interpretan los propios vecinos ataviados con los distintos trajes.
Posteriormente, desde el Ayuntamiento, la alcaldesa, Montse Castán, saludará a los asistentes, para, a continuación, proceder a la entrega del Galardón del Ayuntamiento y a la presentación de los trajes típicos.

A las 12.30 horas está programada la misa cantada por la Coral Ansotana y, tras la comida de autoridades, se podrá disfrutar, ya por la tarde, del espectáculo de folclore Ciria y Bueno en Aragonés (a partir de las 17.30 horas).

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

La exhibición de los trajes típicos y la explicación de cada uno de ellos es uno de los momentos más esperados por vecinos y visitantes, ya que se trata de la única vez al año en la que estas prendas se sacan a la calle, y lucen en su máximo esplendor los trajes que, durante todo el año se conservan con esmero en el ropero (hay que tener en cuenta que alguno de estos atuendos pesa más de 30 kilos, o que se trata de vestimentas confeccionadas y teñidas en los telares que trabajaban en la zona en otras épocas).

Durante la última edición, más de cien personas portaban estos vestidos y mostraban sus complementos (joyería, adornos, calzado, escapularios…), en la puesta en valor de los 14 trajes diferentes que existen en Ansó.

Fue en el año 1971 cuando se celebró, por primera vez, la Fiesta de Exaltación del Día del Traje Típico Tradicional, gracias a alcaldes pioneros como Juan José López y a otros sucesores. Hoy se continúa desarrollando esta celebración, única por su colorido y por su valor etnográfico, cultural e histórico. Una singularidad, la de la indumentaria ansotana, ya reconocida por Sorolla y otros pintores de principios del siglo XX y fielmente reflejada por fotógrafos como Ricardo Compairé.

Su origen, probablemente medieval, lo convierte en uno de los trajes conservados más antiguos de Europa. María Mendiara Navarro y Jorge Puyó, fallecidos en 1986 y 1992, fueron los últimos que lo vistieron de modo habitual a lo largo de sus vidas. Hoy, su uso se limita a celebraciones y actos culturales. El traje y su historia pueden conocerse en el Museo del Traje Ansotano, ubicado en la ermita de Santa Bárbara.

Además de su antigüedad y singularidad, el aspecto más destacado de esta vestimenta tradicional es la extensa variedad de modelos. Había un traje para cada momento y necesidad, como el de bautizá o cristianá, de bautizo; pa diario d’os críos, la vestimenta habitual de los niños; de Periquillo, para la confirmación; de saigüelo coloráu, para la primera comunión de las niñas; de calzón de fiesta, diario con variaciones para la fiesta; de mullé, para los días de fiesta; de treballo de mullé, para las labores diarias; de saigüelo, de misa de las mujeres; de cofradía (lo vestía la mujer que presidía las ceremonias); d’os novios de Iglesia, de novios para la iglesia; de novios de calle, para después de la ceremonia; de padrinos, para acompañar a los novios en la iglesia; o de alcalde: exclusivo para el máximo representante del pueblo.

wp-image-873206041