La Iglesia del Carmen de Jaca se rinde a los acordes de Pierre Hantaï

IMG_8242

Pierre Hantaï actuó la noche del pasado martes en la Iglesia del Carmen de Jaca, también hasta la bandera, en el tercero de los conciertos del XXVI Festival Internacional en el Camino de Santiago que organiza la Diputación de Huesca, para ofrecer un concierto de clave rotundo, dinámico, expresivo y tremendamente brillante. Bach fue organista de iglesias. “La música es siempre un arte divino”, manifestaba, “para el recreo del alma”. La inmensa creación del compositor abarcó música religiosa -cantatas, pasiones y obras de órgano-y música instrumental -concertos y suites-.

IMG_8270.JPGHantaï dio cumplida muestra del equilibrio bachiano entre principios presumiblemente contrapuestos: armonía y contrapunto, melodía y polifonía. “Con Bach la música se encuentra perfectamente elaborada, es una gran obra arquitectónica”, avanzó Hantaï. Dicho y hecho, así fueron sus matices como intérprete, destacando lo mejor de Bach: la claridad formal, la perfección técnica, y el uso de los valores expresivos y simbólicos de su música. Hantaï es de los que cree que quien se sienta delante de un teclado “no debe tener ideas”, pero sí “debe comprender todas las intenciones de su autor”, y eso fue lo que lúcidamente también aportó en su concierto en la Iglesia del Carmen.

La mística y el intimismo que ofreció Hantaï con la música de Bach se complementó con el tono extrovertido y cortesano de la música de Händel, en la que destacó su Ouverture Pastor Fido en re menor, muestra del culmen del último Barroco, de melodía y armonía también perfectas. El intérprete dejó también una sabia reflexión: “El interés por las obras musicales del pasado es el mismo que el que se tiene por las pinturas del Renacimiento, el teatro de Shakespeare o las filosofías griega o china, pensamientos esenciales para la Humanidad, obras que nos fascinan y nos elevan y que deben continuar siendo transmitidas”, subrayó Hantaï. “No se trata, como se pretende en nuestro tiempo, de profanar estas obras, sino bien al contrario”. Pierre Hantaï creció con la música de Bach. No es casualidad. Todo un gran referente.

Julien Martin Photo: Marco Borggreve

Programa para el jueves, 10 de agosto

El Festival en el Camino de Santiago continúa este jueves, 10 de agosto, con Capriccio Stravagante. Del renacimiento al barroco, con Skip Sempé. Será en la Iglesia del Carmen de Jaca, a las 22.30 horas.
Capriccio Stravagante es reconocido mundialmente por sus memorables interpretaciones de música renacentista y barroca. Skip Sempé fundó Capriccio Stravagante en 1986, siendo el primer grupo francés ditinguido internacionalmente en la interpretación de música de cámara dedicado básicamente amúsica de los siglos XVII y XVIII. Es un ensemble muy flexible que ofrece conciertos desde el formato mínimo de tres intérpretes hasta proyectos de mayor emvergadura, incorpordando también la Orquesta del Renacimiento Capriccio Stravagante y Capriccio Stravagante Les 24 Violons. Desde sus orígenes, los músicos que componen Capriccio Stravagante han desarrollado un trabajo muy exigente tanto individualmente cómo colectivamente, desarrollando una libertad en la expresion ilimitada, una espectacular y potente sonoridad, así como la excelencia vocal.

El éxito reside en la selección de los mejores intérpretes para cada momento por el propio Skip Sempé. Desde sus inicios también, las actuaciones en directo cómo la edición discográfica de Capriccio Stravagante y Skip Sempé, han contado con espectaculares críticas y elogios a nivel mundial. Los premios otorgados a las grabaciones de Capriccio Stravagante han hecho que el ensemble sea reconocido cómo uno de los grupos de referencia en la interpretación de las música del renacimiento y barroco de las últimas décadas.

Virtuoso clavecinista, además de director y fundador de Capriccio Stravagante, Skip Sempé es una de las personalidades más prestigiosas en el mundo de la música renacentista y barroca.