López Banzo y Verónica Plata llenan la iglesia de San Martín de Hecho en el primer concierto del Festival en el Camino

IMG_7965
Un momento de la actuación de Lopez Banzo y Plata.

Eduardo López Banzo y Verónica Plata actuaban este domingo en una repleta Iglesia de San Martín en Hecho, en el primero de los conciertos del XXVI Festival Internacional en el Camino de Santiago que organiza la Diputación de Huesca, abordando cantadas religiosas españolas del siglo XVIII escritas para una sola voz y acompañamiento: Cielos, planetas, estrellas, luceros.

Músicas devocionales de José de Torres y Antonio de Literes gracias a “la joven y talentosa soprano Verónica Plata” —así la destaca su compañero— junto al gran Eduardo López Banzo al clave, un buen momento para conocer las bellísimas cantadas de dos grandes compositores del barroco español, que en palabras del propio López Banzo, “muestran la expresión devocional más íntima y sincera, acompañada de una música que seduce por su imaginación y su intensa expresividad”.

Las Gallardas del obligado Juan Cabanilles, y la Cantada al Santísimo Alienta, humano desvelo, fueron dos piezas del cuidado programa que sirvió para confirmar en Hecho lo que ya se sabía: el virtuosismo, ritmo, elegancia y brillante estilo del maestro López Banzo, así como la sensibilidad, declinación y capacidad actoral de la soprano Verónica Plata —“como cantante nunca dejas de interpretar un papel, por corto que sea, siempre tienes un texto con el que expresar algo”, comparte Plata que también es actriz—, un dúo de clave y soprano excelentemente bien avenido.

Su tema final, Ay, que favor, Cantada a Nuestra Señora de José de Torres, el mismo autor con el que comenzaba el concierto —cuyos textos se conservan en el archivo de la Catedral de Guatemala—, fue un rotundo broche final para un directo brioso, colorista y luminoso, que en ningún momento nos hizo pisar suelo. Silencio y aplausos en perfecta combinación para arias y recitados. Emoción, sensación y sentimiento, estados de pacto con lo bello, en el rescate de una música tan necesaria como universal. La intimidad y el recogimiento de la cita se transformó en una fiesta de la música, pórtico perfecto para iniciar los conciertos de la nueva edición del certamen.

 

El movimiento historicista

Para López Banzo, “la prueba de que la interpretación con criterios históricos es el fenómeno musical más importante de nuestros tiempos es que las orquestas sinfónicas, como la Filarmónica de Berlín y otras muchas de ese nivel, están adoptando muchos de nuestros postulados. Se han dado cuenta de que sólo aprendiendo de todo aquello que ha aportado el movimiento historicista pueden ser capaces de ofrecer versiones convincentes de la música barroca, clásica y romántica”, destaca.

“Es por esto que a mí me sorprende como, al mismo tiempo que la música antigua crece, madura e influye de esta manera —afirma López Banzo—, las instituciones públicas, en particular las españolas (y aragonesas) no apoyen de una manera firme y decidida a nuestras orquestas, que además son las que más contribuyen al prestigio de la música española (y aragonesa) en el extranjero”.

08 Pierre Hantaï

Este martes, 8 agosto, le toca el turno a Pierre HantaÏ (clave) con Johann Sebastian Bach, en la Iglesia del Carmen de Jaca, a las 22.30 horas.
Nacido en 1964, empezó a estudiar música a los once años. Dio sus primeras clases de clave con Arthur Haas y perfeccionó su formación durante dos años en Amsterdam con Gustav Leonhardt. Tras fundar un grupo de cámara con sus hermanos, empezó muy pronto a dar sus primeros recitales y su nombre pasó a ser conocido gracias a la obtención de diversos premios internacionales.

Miembro y solista de La Petite Bande, ha colaborado también en conciertos orquestales o de música de cámara con directores como Philippe Herreweghe, Jordi Savall y Sigiswald Kuijken. Como solista, toca regularmente en Europa, Estados Unidos y Japón. Su discografía está integrada por obras de Gilles Farnaby, John Bull, Girolamo Frescobaldi, Johann Sebastian Bach, Domenico Scarlatti y Wolfgang Amadeus Mozart, y se encuentra recogida en los sellos Astrée-Audivis, Opus 11, Musidisc y Virgin Veritas. Algunas de estas grabaciones han sido distinguidas con premios tan importantes como el Charles Cros o el Gramophone Award.