Los ‘mayencos’ David Orna y Pedro García se lanzan a la conquista del Manaslu, el gigante nepalí de 8.163 metros

David Orna, Luis Rodríguez y Pedro García
David Orna, Luis Rodríguez y Pedro García, con la camisetas de la expedición.

por Rebeca Ruiz

El alpinista David Orna, miembro del Club Pirineísta Mayencos de Jaca, se lanzará este otoño, junto al también mayenco Pedro García y a otros tres compañeros, a la conquista del Manaslu, el octavo ochomil de la tierra, con una altitud de 8.163 metros.

Orna, que el año pasado protagonizara, junto a Nacho Merino, Manolo Rodríguez y Jesús Roberto Antolín, la expedición del 60 Aniversario del club al Ama Dablam, y que recibiera el reconocimiento del club “por su calidad como persona e implicación en causas humanitarias en Nepal”, vuelve a la acción con esta nueva aventura. Un reto para el que se ha estado preparando durante los últimos meses y que le llevará de nuevo hasta el Himalaya nepalí.

El Manaslu es una “montaña especial”, explica Orna. Aunque en la zona de los Annapurnas, es un pico “solitario”, con una climatología particular. El alpinista reconoce que no es de las montañas más complicadas, técnicamente hablando, si bien su situación la convierte en un gran reto porque está muy expuesta a avalanchas y al viento, unas condiciones peculiares que dificultarán el ascenso. Fue conquistada por primera vez por una expedición japonesa, el 9 de mayo de 1.956.

El 9 de septiembre es la fecha elegida para volar a Katmandú. Dos días después, el grupo tiene previsto partir en dirección al campo base, realizando un trekking que les permita comenzar a aclimatarse y a ir adaptándose, poco a poco, a la altura. “Una vez en el campo base, tendremos 55 días para la aclimatación, para colaborar con otras expediciones en la colocación de cuerdas fijas que faciliten el ascenso y para intentar abrir una vía lo más segura posible”, explica Orna. “Se trata de hacer el ascenso más seguro pero, también, facilitar en lo posible salir de la montaña” en un momento determinado, que puede venir dado por complicaciones tan diversas como un cambio meteorológico o problemas físicos -como el temido mal de altura-, por lo que esta labor previa al ascenso es un seguro de vida para los expedicionarios.

 

En principio, la expedición contempla dos intentos de hacer cumbre. David Orna irá acompañado del donostiarra Pedro García, con una gran experiencia en ochomiles (acumula en su haber seis cumbres – el Shisha Pangma, el Cho Oyu (dos veces), el Everest por la cara norte, el GII y el Broad Peak-), con quien ha realizado invernales en Pirineos como preparación para la hazaña del Manaslu. Para Orna, será su primer ochomil, un reto que asume con una gran ilusión. “La compañía de Pedro García es muy importante para mí, ya que tiene mucha experiencia y me aporta mucha tranquilidad”, explica este enamorado de la montaña.

Orna es consciente de que “es muy difícil hacer cumbre en un ochomil”. Por eso, aparte de entrenar muy duro físicamente durante los dos últimos años, está preparado también mentalmente. Y no es suficiente: hay muchas condiciones externas, como las que presenta la montaña o las metorológicas, que pueden convertir en misión imposible cualquier expedición, por muy organizada que esté.

El Manaslu es una montaña muy característica porque presenta dos cimas. La más alta supera los 8.150 metros y, la otra, un pináculo de 7.900. Entre ambas cimas, Orna y García deberán salvar un extenso plato helado a 8.000 metros de altitud, un momento de gran dureza, debido “a la altura, donde el aire está ya muy enrarecido y donde las fuerzas ya van justas”. Y después, aún, queda el descenso.

Sin embargo, entre las dificultades más importantes que presenta el ascenso al Manaslu, “hay una parte técnicamente muy complicada, que es una pared prácticamente vertical, con una gran inclinación y una cascada de hielo, donde hay que colocar una cuerdas fijas en una zona que exige tener que rappelar”.

David Orna y Pedro García  abordan esta expedición con Aragón Aventura, y emprenderán el gran reto junto al catalán Sergi Ruedas, el riojano Alfredo García y el vasco Johnatan García, todos ellos muy preparados y con amplia experiencia en ochomiles.

LOGO_COLOR_HORIZONTALEl grupo compartirá expedición y, en principio, intentarán comenzar el ascenso hacia la cumbre los cinco juntos. No obstante, son conscientes de que, una vez en la montaña, el avance depende mucho de la situación y las condiciones personales. En este sentido, David Orna y Pedro García intentarán hacer cumbre al estilo más clásico de alpinismo, sin porteadores (sólo tendrán ayuda en el campo base, ya que hasta allí deben llevar comida para ocho semanas, placas solares y otro tipo de material básico para una expedición de esta envergadura, que se va a prolongar en el tiempo casi dos meses.

En este momento, los dos alpinistas cuentan con el apoyo del Club Pirineísta Mayencos -que ha aportado material y se encarga de los seguros- y de la Comarca de la Jacetania, que les ha entregado camisetas para que puedan venderlas con el fin de recaudar fondos que ayuden a sufragar los importantes gastos que genera esta expedición (se venden a 10 euros en el club). Asimismo, los alpinistas, a través del club y de su presidente, Luis Rodríguez, están en conversaciones con otras instituciones, como el Ayuntamiento jaqués, que puedan patrocinar este gran reto, que supondrá llevar el nombre de Jaca y de Aragón a lo más alto, en el sentido literal de la palabra. Aunque, de momento, no han obtenido respuesta.

 

No hay que olvidar que, con esta expedición, Mayencos vuelve a convertirse en un club que impulsa, entre otros muchos ámbitos, el alpinismo de primer nivel, protagonizando, respaldando y promoviendo expediciones y eventos de primera línea, que han colocado el nombre de Jaca en el lugar más alto del panorama internacional del ámbito de la montaña. De hecho, apenas 200 personas intentan hacer cumbre cada año en el Manaslu. Y de ellas, sólo unos cuantos privilegiados lograrán hacer cumbre.

Orna explica además que, personalmente, cuenta con el apoyo de Deportes Gorgol, de Sallent de Gállego, que le facilita material, y está recibiendo un gran respaldo de Miguel Fernández, de Barrabés Jaca, que se está encargando de buscar todo el material técnico de altura que requiere una experiencia de esta envergadura. “Gente que se está implicando a nivel personal, con mucha ayuda”, en una batalla que tiene dos frentes: por un lado, el reto en sí, que consiste en hacer cumbre; y por otro, la búsqueda de financiación, ya que se trata de una expedición muy costosa en la que toda ayuda, por pequeña que parezca, supone un gran paso hacia la cumbre.

David y Gorgol

Como contrapartida, los alpinistas ofrecen la proyección de los patrocinadores, la publicidad y la difusión, a través de charlas y otro tipo de eventos, de su hazaña y de todo lo que hay detrás.

Paralelamente, se está organizando un trekking desde Mayencos y Aragón Aventura para “acompañar” a la expedición hasta el campo base. Es un trekking por el Himalaya, por sendas, que recorrerá dos valles dentro del área de conservación del Manaslu, a una altitud máxima de unos 5.200 metros. Esta propuesta tiene la ventaja de que, por su trazado, es un trekking menos transitado que el Khumbu o los Annapurnas, que puedan estar más masificados en determinadas épocas del año. Es una zona que mantiene el espíritu natural y más tradicional del Himalaya.

Mientras tanto, ya ha comenzado la cuenta atrás para la conquista a la Montaña de los Espíritus (traducción de Manaslu), la nueva aventura de David Orna y Pedro García que paseará por el techo del mundo los nombres de Jaca y del Club Pirineísta Mayencos.

Manaslu.