El Gobierno de Aragón y el Aeródromo de Santa Cilia confirman su apuesta por los discapacitados

jdis2

El Gobierno de Aragón, a través del Aeródromo de Santa Cilia, continuará su apuesta por los discapacitados y las personas con movilidad reducida a través de un impulso a la realización de actividades específicas, como la que se desarrollaba recientemente en las instalaciones gestionadas por Fly-Pyr, las Jornadas de Vuelo Adaptado.

Así se lo confirmaba el director provincial de Huesca del Instituto Aragonés de Servicios Sociales, Eloy Jesús Torre, al director del aeródromo, Luis Ferreira, durante la celebración de esta iniciativa, que alcanzaba este año su segunda edición, y que hizo posible que medio centenar de personas pudieran experimentar el vuelo sin motor en veleros especialmente adaptados a sus necesidades.

Torre conoció las instalaciones, compartió la jornada con los participantes, llegados desde distintos puntos de España, y manifestó a Ferreira la intención de su departamento de respaldar iniciativas como ésta y de buscar fórmulas de colaboración mutua para seguir trabajando en la línea que ha permitido la organización de eventos como la segunda edición de las Jornadas de Vuelo Adaptado, una cita única.

Paralelamente, una de las participantes –entre los que se encontraban grandes deportistas, como Albert Llovera o Diego Ballesteros-, Myriam Torres, mostraba su satisfacción por la celebración y el desarrollo de las jornadas. Myriam se está recuperando de un tumor de médula que limita su movilidad, y asegura que este tipo de actividades suponen una gran ayuda a personas en una situación similar a la suya. Todos ellos coinciden en recordar que “no hay más límites que los que cada uno lleva en la cabeza”. Por eso, experimentar la libertad de que ofrece el vuelo sin motor, donde se pueden olvidar, por un momento, de las dificultades que conllevan en tierra firme sus propias circunstancias, supone un gran objetivo por el que hay que trabajar conjuntamente. Tanto en el caso de Myriam, que se enfrenta a una situación novedosa y desconocida para ella, como de las personas que ya llevan décadas en silla de ruedas, la práctica del vuelo sin motor se traduce en todo un mundo de posibilidades.

“Es una actividad muy especial, algo extraordinario. Una experiencia muy recomendable y muy gratificante”, concluye Myriam, que recomienda la realización de actividades de vuelo sin motor a personas discapacitadas o con movilidad reducida, cuya consolidación supone un objetivo prioritario en la apuesta de desarrollo del Aeródromo de Santa Cilia.

Hay que recordar que Fly Pyr, el Aeródromo de Santa Cilia -instalaciones del Gobierno de Aragón vinculadas a Turismo de Aragón- y el Aeroclub Nimbus son pioneros en el Pirineo en la labor con discapacitados físicos y, desde sus instalaciones, durante todo el año, ya se programan distintas propuestas con el fin de romper barreras y acercar a este colectivo el vuelo sin motor.

Desde que en 2008 se diera vía libre a la legislación que permite a las personas con discapacidad motora obtener su licencia de piloto de planeador, se ha abierto un nuevo mundo de posibilidades para las personas que sufren esta situación.

Además de realizar vuelos como pasajeros, también pueden llegar a ser pilotos, obtener su licencia y disfrutar como cualquiera de la libertad que supone esta actividad. Para ello, el Aeroclub Nimbus dispone de un aparato adaptado al vuelo con discapacitados, un Alexander Scheleicher ASK21, un excepcional planeador para la formación básica. En este planeador, todos los mandos que habitualmente se controlan con los pies, pueden controlarse con las manos.

El impulso a las actividades dirigidas a discapacitados, el respaldo institucional y el trabajo de promoción, conjuntamente con asociaciones y organizaciones de discapacitados (que se está ya realizando desde Santa Cilia y en el cual se seguirá insistiendo durante los próximos años) consolidarán el posicionamiento del aeródromo jacetano a la vanguardia de este ámbito en Europa, un lugar que ya se ha ganado a pulso, y que abrirá un abanico de posibilidades de desarrollo durante los próximos años.