Fernando Maté, Coronel Jefe del Regimiento Galicia 64 y Comandante Militar de Huesca: “Jaca es un referente para el Ejército”

 

DSC04136

El Coronel Jefe Fernando Maté, en la entrada del Acuartelamiento San Bernardo. (FOTO: Rebeca Ruiz)

por Rebeca Ruiz

Jaca es un referente para el Ejército Español”. Lo asegura Fernando Maté, Coronel Jefe del Regimiento de Infantería Galicia 64 de Cazadores de Montaña y Comandante Militar de Huesca, o lo que es lo mismo, el representante del Ejército de Tierra en Huesca (es decir, el responsable de las relaciones con las instituciones civiles, oficiales o no oficiales de toda la provincia). Actualmente, Fernando Maté es el jefe de la única Unidad de Montaña como tal; hay otras compañías especializadas en montaña, pero dependen de otros regimientos de infantería. El único regimiento de montaña que existe en estos momentos como tal es el Regimiento de Infantería Galicia nº 64.

Tras la desaparición, el 31 de diciembre de 2016, de la Jefatura de Tropas de Montaña como unidad, y tras las últimas adaptaciones orgánicas, el Regimiento de Infantería Galicia nº 64 de Cazadores de Montaña de Jaca quedaba, dentro de la Brigada Aragón I, como máximo representante de las Unidades de Montaña. Con la disolución del Cuartel General de la Jefatura de Tropas de Montaña, Jaca perdía la figura institucional del general, “una figura institucionalmente importante; algo, que, sin embargo, no afectaba demasiado, en términos numéricos, al personal militar que continúa en la zona”, asegura Maté.

DSC04135

FOTO: Rebeca Ruiz.

“En Jaca sigue habiendo una guarnición que oscila entre los 700 y los 750 militares y sus familias”, explica el Coronel Maté, a lo que añade que,  en términos de unidades y de peso específico dentro del organigrama del Ejército, el Regimiento Galicia y la Escuela Militar de Montaña y Operaciones Especiales (EMMOE) se mantienen y su futuro está “asegurado”. El número de efectivos en Jaca fluctúa dependiendo de los cursos que se desarrollan en la Escuela Militar de Montaña y Operaciones Especiales. En todo caso, como reconoce el coronel, “es una cifra importante”.

No obstante, ha habido una racionalización de espacios, optimizándose las instalaciones. Antes del 1 de enero de 2017, todo el Regimiento Galicia estaba ubicado en el Cuartel de la Victoria. A partir de esa fecha (coincidiendo con la salida del Cuartel General de la Jefatura de Tropas de Montaña), parte del Regimiento, el Coronel Jefe Maté y la plana mayor -su staff–  y la compañía de esquiadores, considerada como la compañía estrella (la más especializada), se trasladaban al Acuartelamiento San Bernardo (sede de la Escuela Militar de Montaña), “descongestionándose” el Cuartel de la Victoria (unas instalaciones pequeñas y más antiguas). Ahora, en lo que tradicionalmente Jaca conoce como Escuela Militar de Montaña, están ubicados los mandos, mientras que en el Cuartel de la Victoria queda instalado un batallón entero. Unos cambios que se deben a cuestiones logísticas, y que no significan, en ningún caso, el cierre de ningún cuartel en Jaca. De hecho, “meter dos unidades en un mismo acuartelamiento sería muy complicado; el Cuartel de la Victoria es indispensable y muy necesario”, explica Maté.

El Coronel Fernando Maté nació en Jaca, en el antiguo Hospital Militar. Descendiente de una familia de militares, sus hijos también son jacetanos. “El 1 de septiembre de 1983 me puse mi primer uniforme”, recuerda, por lo que está a punto de cumplir 34 años de servicio, una gran parte de ellos en la ciudad. Por eso, es un gran conocedor de la estrecha relación que siempre ha existido entre el Ejército y Jaca y la evolución que se ha experimentado en la misma con los años, algo que ha tenido la oportunidad de vivir en primera persona a lo largo de su trayectoria profesional.

DSC03578

FOTO: Rebeca Ruiz.

“Jaca para el Ejército es una referencia, con una tradición histórica importante”, explica Maté. El Regimiento Galicia se instaló en Jaca en 1918, de manera que el próximo año se celebrará su centenario, un aniversario en el que ya se está trabajando y para el que se organizarán distintos actos.  Y la Escuela comenzó a andar en los años 50. Por eso, entre Jaca y el Ejército “hay una relación muy fluida y muy cordial”, dice. “Las relaciones con el Ayuntamiento son francamente buenas; nos apoyamos en lo que podemos”, señala, puntualizando que esta relación mejoró notablemente a partir de la profesionalización del Ejército.

Antes de ese momento, la guarnición de Jaca era mucho mayor: sólo la Escuela Militar tenía 1.500 efectivos, un número que superaba el Regimiento Galicia. Durante muchos años, a Jaca llegaban muchos jóvenes para realizar el Servicio Militar Obligatorio. Ahora, aunque todavía quedan muchos militares, su imagen está totalmente integrada en la sociedad jaquesa. Así, Jaca es hoy “un referente: la ciudad, como punto neurálgico;  pero Jaca es también Candanchú, Astún,…”. Muchos puntos de vital importancia, sobre todo, para la formación de las Unidades de Montaña. Por eso, “no hay otra manera de concebir que lo que hay aquí ahora mismo, un Regimiento de Montaña y una Escuela, pudiera trasladarse a otro sitio”.

DSC04134
FOTO: Rebeca Ruiz.

El Regimiento de Infantería Galicia nº 64 tiene distintos cometidos. Por un lado, ofrece una preparación específica: es decir, en Jaca, se transforma a soldados de reciente incorporación en cazadores de montaña o en esquiadores escaladores para tener una capacidad de montaña permanente. Por otro lado, desempeña una serie de tareas que pueden ser derivadas de compromisos nacionales o internacionales.

Así, este año, ha tenido una gran actividad con la preparación del Battle Group de la Unión Europea. El Battle Group es una estructura operativa, una unidad que se forma en España y que está preparada para asumir un cometido determinado en la gestión de una crisis en el ámbito de la UE. Actividades de combate, ataque a una posición, control de zona (establecer un dispositivo y detectar elementos insurgentes o amenazas a la seguridad –como las labores que se desarrollaron en Kosovo o Afganistán-), combate cuerpo a cuerpo, tiro, manejo de medios de control de motines, capacidad de antidisturbios… forman parte de la instrucción. También se aborda la formación en Artefactos Explosivos Improvisados (IED, Improvised Explosive Device), una instrucción que es fundamental por la amenaza que supone, por ejemplo, la colocación de minas en países en conflicto con explosivos de bajo coste y de fácil adquisición, y que se realiza en el campamento de Igriés.

Con estas premisas, los militares españoles están preparados para cualquier escenario  que se demande desde la Unión Europea: desde ayuda humanitaria o asistencia en crisis (como puede ser la derivada de los incendios de Portugal), siempre para controlar y procurar seguridad en una zona determinada. A veces, también tienen que participar en misiones OTAN (aunque no ha sido el caso de este año).

Sea como fuere, la importancia de Jaca para el Ejército (más concretamente, para las Unidades de Montaña) y del Ejército para Jaca es indiscutible, y no se podría entender la historia de la ciudad desligada de la guarnición militar. Y, al contrario, las unidades de montaña siempre van a estar inevitablemente conectadas con Jaca y su entorno.

anuncio acomseja