El emblemático Gran Hotel de Jaca reabre sus puertas con una imagen de vanguardia, pero sin perder su espíritu de montaña

DSC04151

Un momento de la inauguración. (FOTO: Rebeca Ruiz)

por Rebeca Ruiz

El Gran Hotel de Jaca volvía a abrir sus puertas con una imagen totalmente renovada, tras la reforma que le ha devuelto el espíritu de hotel de montaña con el que se construyó hace casi 60 años, pero modernizando todas sus instalaciones y adaptándose a las nuevas tendencias, convirtiéndose en un establecimiento hotelero de vanguardia a la altura de las expectativas más exigentes.

Pedro Marco, director de Inturmark, hacía de anfitrión durante el acto de inauguración, que contaba con la presencia del alcalde de Jaca, Juan Manuel Ramón, y del presidente de la Asociación Turística del Valle del Aragón, Luis Terrén, entre otros.

La inversión para esta gran apuesta supera el millón de euros. “Llevábamos tiempo pensando que teníamos que reformar el hotel y planteamos un proyecto que fuera lo más ambicioso posible, que llegara a salones, habitaciones, zona de recepción,… con la idea de recuperar el espíritu original del hotel, cuando se inauguró hace 59 años”, explica Marco. Para acometer el proyecto, Inturmark ha confiado en Profetional, una empresa que ya ha realizado otros trabajos para otros establecimientos del grupo, como es el caso de la remodelación que experimentó el Hotel Oroel para aumentar su categoría y conseguir la cuarta estrella.

En el caso del Gran Hotel, el establecimiento mantiene sus tres estrellas, si bien la imagen de las instalaciones ha cambiado por completo. Pedro Marco explicaba que ha sido “un proyecto muy completo, muy bonito y muy atractivo”, cuyos resultados ya están disfrutando los primeros huéspedes que ya han estrenado el nuevo Gran Hotel. Además, la reforma se ha llevado a cabo en un tiempo récord: el hotel cerró sus puertas en Semana Santa y las volvía a abrir el pasado fin de semana, coincidiendo con la Marcha Cicloturista Quebrantahuesos. Menos de dos meses para realizar la intervención en las 165 habitaciones, ubicadas en dos edificios de seis plantas, con sus respectivos pasillos, los ascensores, los salones y las zonas comunes, como la recepción y la cafetería, lo que ha supuesto todo un reto tanto para Inturmark como para Profetional.

Por su parte, Julia Gómez, la interiorista de Profetional responsable del proyecto, detallaba en qué habían consistido los cambios: “Nuestra intención ha sido sobre todo volver a recuperar lo que era el hotel en un primer momento; devolverle ese carácter que debía tener, teniendo en cuenta que estamos hablando de un hotel muy emblemático, en un destino natural, y donde teníamos que volver a recuperar los elementos que caracterizan a los hoteles de montaña”. Por eso, se ha dado especial importancia a la piedra, la madera y los toques verdes para intentar introducir la vegetación y ese componente de montaña y naturaleza en el propio hotel. Asimismo, se ha tratado de aportar “un toque intemporal”. Es decir, que en estos momentos sorprenda al cliente, ya que el contraste con lo que había anteriormente es radical, pero también que “sea un hotel que no canse, que dentro de unos años siga resultando atractivo para los clientes y que dentro de algún tiempo sigamos hablando de un hotel actual y de referencia”.

La importancia del color, en el nuevo Gran Hotel, ha sido una de las claves de la reforma. La interiorista de Profetional asegura que “hemos intentado crear tonos neutros”, que mantienen la actualidad del establecimiento a pesar del paso del tiempo y que “ayudan a aumentar la luz en el espacio”, pensando en que también es un destino de invierno y jugando con el cromatismo para hacer más acogedoras las instalaciones durante cualquier temporada del año.

Antes de recorrer las instalaciones, Marco hacía referencia a la historia del establecimiento, desde que en 1958 José Sinués inaugurara las instalaciones como una gran apuesta en aquel momento y naciendo ya el Gran Hotel como un referente turístico y como un símbolo de Jaca. Ahora, tras seis décadas, Inturmark vuelve a apostar por este gran proyecto con el objetivo de reforzar su imagen como el establecimiento más emblemático de la ciudad.