Puesta de largo del nuevo cuartel de la Policía Local de Jaca en la festividad de San Félix y San Voto

por Rebeca Ruiz

Villarino, Ramón y Larraz.
Larraz hace entrega de una placa a Villarino, ante la mirada del alcalde. (FOTO: Rebeca Ruiz)

La Policía Local de Jaca celebraba este lunes su festividad en honor a San Félix y San Voto, sus patrones, con un acto que servía de puesta de largo para sus nuevas instalaciones y en el que también se ha rendido un homenaje al inspector jefe José Villarino, responsable de la Policía Nacional de la Comisaría de Jaca, con motivo de su jubilación, y a quien se ha entregado una placa conmemorativa que reproduce la señal que hay en la fachada del Ayuntamiento, en la que se recoge la altitud de Jaca y la referencia al Somport (donde Villarino también estuvo prestando servicio). Autoridades civiles y militares y representantes de los cuerpos y fuerzas de seguridad de España y Francia han participado en el entrañable acto, que también ha servido de presentación para el nuevo jefe de la Policía Nacional de Jaca: Manuel Aldaz.

El alcalde, Juan Manuel Ramón, recibía a los presentes, tras lo que cedía la palabra al jefe de la Policía Local, José Miguel Larraz. Larraz agradecía la labor de todos los policías locales de Jaca, y se hacía eco de la homilía con la que el sacerdote se ha dirigido a los agentes en la celebración religiosa previa, que ha tenido lugar en la Catedral: “Estamos aquí para servir”, ha dicho, destacando el trabajo que se realiza desde el cuerpo y alabando la labor de sus compañeros.

DSC03387
Un momento del acto. (FOTO: Rebeca Ruiz)

Juan Manuel Ramón destacaba la buena relación entre las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado y el Ayuntamiento, recordando las reuniones periódicas que se realizan a lo largo del año y agradeciendo la buena disposición y la “colaboración muy estrecha” que existe entre todas las partes.

Por su parte, el jefe de la Policía Local se mostraba satisfecho de que, por fin, tras 12 años, se haya podido inaugurar el nuevo cuartel. Larraz explicaba que en los últimos meses ha habido algún cambio en la plantilla, con alguna incorporación a la segunda actividad desde labores operativas, lo que supone un paso muy importante porque el 70% de llamadas que se reciben en el cuartel responden a situaciones que pueden solucionarse con la atención de una persona capacitada para gestionarlas, sin necesidad de que deba intervenir una patrulla en la calle, destacando la labor de la Central de Comunicaciones. Además, el traslado a un cuartel exclusivo para la Policía Local ha supuesto que ya no deban hacerse  funciones de información ni de otro tipo, ajenas a sus propias labores, como sucedía cuando ocupaban las oficinas del Ayuntamiento, lo que redunda en un mayor beneficio a la hora de dedicar todo este tiempo a sus propias responsabilidades y a mejorar el servicio al ciudadano.

Villarino y Larraz
Villarino y Larraz se funden en un abrazo. (FOTO: Rebeca Ruiz)

Sin embargo, el número de policías se queda corto para las necesidades de la ciudad. Larraz explica que “es necesario alcanzar, al menos, los 35 policías operativos que había hace cinco años”. “Las jubilaciones y el paso a segunda actividad han ido mermando la plantilla, y las restricciones para cubrir esas plazas nos han afectado de lleno”, de manera que se requiere una solución urgente para esta situación. Así, el próximo día 31 se celebrará una comisión de servicio para dos plazas nuevas, que se incorporarían automáticamente, y que estarán como mínimo en Jaca por periodo de un año. La intención es continuar ampliando la plantilla cada año para poder alcanzar la cifra óptima de los 35 policías operativos. Con este paso se mejorará la situación de los policías que prestan su servicio en la calle y que muchas veces “tienen que multiplicarse”, explicaba Larraz.

Por otra parte, el nuevo inspector jefe de la Comisaría de la Policía Nacional de Jaca, Manuel Aldaz, que se incorporaba al cargo el pasado día 2 (procedente de Lérida, donde ha prestado servicio en la Policía Judicial), señalaba que su antecesor, José Villarino, “había dejado el listón muy alto”. Colaborar con la Policía Local y la Guardia Civil en labor preventiva, fundamentalmente, son sus objetivos más inminentes, con el fin de crear “unas condiciones de seguridad óptimas”. En este sentido, Aldaz destacaba que “Jaca es una localidad residencial, muy agradable y donde no hay puntos de marginalidad, que es lo fundamental”. Además, los grupos especializados de la Policía Nacional en la frontera ayudan a que, en el caso de Jaca, no exista una sensación subjetiva de inseguridad.

Respecto a la colaboración con la Policía Local, el jefe de la Policía Nacional destaca dos vías fundamentales: por un lado, los planes directores bianuales que incluyen información y están orientados a la población en general, con programas dirigidos a profesores, padres de alumnos y alumnado, y que abordan cuestiones como  los riesgos de Internet, el peligro del alcohol, el acoso o la seguridad vial.

Manuel Aldaz, nuevo responsable de la Comisaría de Jaca
Aldaz, nuevo responsable de la Comisaría de Jaca. 

Por otro lado, está la prevención del consumo de alcohol a edades tempranas, centrada en el  trabajo de campo, donde se trata de localizar si hay algún punto en el que se vende a menores para evitar abusos y de impedir situaciones críticas con menores que hayan podido abusar del consumo de estas sustancias. En Jaca, el número de efectivos de la Policía Nacional oscila entre los 50 y los 60 agentes, un número “aceptable”, señalaba el nuevo jefe de la Comisaría de Jaca.

Tras el acto protocolario, los presentes han tenido la oportunidad de conocer las nuevas instalaciones de la Policía Local, que se componen de dos edificios rehabilitados pertenecientes al antiguo matadero municipal, un inmueble modernista catalogado: una parte destinada a cuestiones administrativas y, otra, a atestados, vestuarios, sala de armamento e instalaciones para los agentes. Además, hay una serie de edificios anexos que acogen las calderas, el Centro de Protección de Datos del Ayuntamiento de Jaca (dotado con tecnología de vanguardia). El Ayuntamiento seguirá trabajando para dotar de uso el resto de las instalaciones del antiguo matadero que están sin rehabilitar, aunque “no es una de las prioridades actuales”, explicaba el alcalde.