Preocupación e indignación en Jaca después de que un perro haya estado a punto de morir por ingerir una salchicha con una aguja

18767496_768673153307929_6548505334520626261_npor Rebeca Ruiz

Los jacetanos han mostrado su indignación y su preocupación después de que un perro haya estado a punto de morir después de ingerir un trozo de salchicha con una aguja dentro. Durante toda la jornada, Jaca se ha volcado en las redes sociales mostrando su repulsa a estos hechos, después de que el caso se hiciera público a través de la Asociación Protectora de Animales y Plantas Pirineos.

“Un perro de Jaca, Truco, ha tenido que ser operado de urgencia, ha estado a punto de morir. Comió un trozo de salchicha que llevaba una aguja lanera. Algún malnacido la dejó en la zona de suelta controlada de la Tejería. Está claro lo que pretendía.
Tened mucho cuidado”. Era el mensaje publicado a primera hora de ayer por la protectora, advirtiendo a los usuarios de las zonas de suelta controlada del peligro y llamando la atención sobre los hechos, lo que despertaba una ola de solidaridad con el animal y su familia y una rotunda condena hacia el comportamiento que a punto ha estado de tener un fatal desenlace.

Afortunadamente, Truco, que así se llama la víctima de este deplorable acto, se recupera ahora de las lesiones sufridas, que han estado a punto de costarle la vida. La aguja medía cuatro centímetros y medio, y ha tenido que ser operado en el Centro Veterinario Río Veral. Al parecer, su dueña se dio cuenta de que había cogido la salchicha y se la quitó, aunque no pudo evitar que tragara un trozo. Poco después se puso enfermo y fue cuando descubrieron que llevaba la aguja clavada en el ano, han explicado fuentes cercanas a Truco. Enfado e impotencia es la sensación que en estos momentos tienen los propietarios de perros, y también miedo, ya que la salchicha trampa se encontraba en las proximidades de una zona de suelta controlada, por lo que está clara la intencionalidad de quien o quienes la dejaron allí.

Por su parte, el Centro Veterinario que ha atendido a Truco también se ha pronunciado: “Esto es lo que no podemos permitir. Hoy hemos tenido que sacarle esta aguja a uno de nuestros peludos. El otro día se comió una salchicha que encontró al más puro estilo cebo, en los alrededores de la suelta de la Tejería. ¿Y si en vez de un perro es un niño el que lo coge? ¡Basta ya! No tenemos palabras para describir a este tipo de personas…”, han transmitido sus responsables a través de un comunicado que han hecho público hace unas horas.

No es la primera vez que sucede este tipo de hechos, aunque ni en Jaca ni en la zona se había oído, en el último tiempo, ningún caso similar. Sin embargo, sí que es verdad que son unas conductas lamentablemente frecuentes, hasta el punto de que la Policía Nacional lanza periódicamente alertas advirtiendo de ello cuando detecta algún caso. Hay que recordar que se trata de un delito de maltrato animal, con pena de cárcel. El Código Penal, en su artículo 337, recoge penas que van desde los tres meses y un día hasta los 18 meses de prisión para los autores de este tipo de delitos.

Jaca centro comercial 2