Lambanchique y poco más. (Artículo de opinión de Juan José Mairal Herreros)

chalkboard-152414_960_720por Juan José Mairal Herreros

El tema de la educación concertada y la ojeriza que le tiene este gobierno aragonés gracias a la unión de la llamada izquierda de este país y la otra izquierda más populosa, radical  y social del mismo, clama al cielo. Y nunca mejor dicho, lo pillan. Aulas de la concertada que se cierran por poca demanda, pero en el mismo plato, aulas de la pública que no se cierran con las mismas características y cifras que las primeras. Curioso y alarmante, por no decir de vergüenza.

Es como dos educaciones en una. Para unos pan y para otros torta. Claro está, que nos dicen que el Gobierno aragonés, ese que se plantea educación por presupuestos, sigue pensando y recalca que la renovación de conciertos tiene que estar sujeta a la planificación y a las peticiones que ha habido durante la escolarización y hasta nos quieren convencer de que la razón está de su parte. Pues toma torta. Resulta que este gobierno aragonés, bajo el mandato de Lambanchique, nunca suprimirá aulas públicas con poca demanda de plazas, pero sí lo hace con las de la concertada. Y a hechos nos atenemos… y nos asombramos. Qué pena que la política o en este caso las ideologías estén siempre detrás de la palabra educación. Eso de la política educativa basada en la planificación es una mera patraña y la excusa perfecta para ahogar y hacer que la educación concertada vaya cayendo en picado.

Estamos ante una batalla política de consecuencias graves y que hacen que los maestros y trabajadores de la concertada pensemos si somos el enemigo a batir, cuando nunca hemos intentado rivalizar con nuestros compañeros de la pública y siempre nos tenemos que buscar la vida y los medios para subsistir lo más digna y profesionalmente posible. ¿Cómo es posible que colegios públicos donde la demanda de plazas no ha llegado ni a la mitad de las ofertadas no se les cierren vías y a los de la concertada sí? La enseñanza debe ser un servicio gratuito y universal: la Constitución española lo avala. Se debe garantizar además que ofrezca la mejor calidad y el menor coste económico. Y la concertada supone menos coste que la educación pública, según datos reales y cuantificados. Los padres tienen derecho a elegir sus preferencias educativas, faltaría más. Todo lo demás es como desvestir a un santo para vestir a otro. Nuestros gobernantes actuales se empeñan en poner en juego su credibilidad, actuando más desde lo meramente ideológico  que desde la razón o el juicio político. Desconcertante y llamativo. Casi seguro,  cuestión del trapicheo Lambanchique y poco más.

JACETANIA EXPRESS SE RESERVA EL DERECHO A PUBLICAR CUALQUIER COMENTARIO O ARTÍCULO DE OPINIÓN QUE CONSIDERE OPORTUNO POR APORTAR ALGÚN ELEMENTO QUE ENRIQUEZCA LA INFORMACIÓN Y EL CONOCIMIENTO SOBRE NUESTRA COMARCA, PERO NO TIENE POR QUÉ COMPARTIR EN ABSOLUTO LAS OPINIONES QUE EN ESTOS ARTÍCULOS SE VIERTAN. LA OPINIÓN EDITORIAL DE ESTE BLOG SÓLO SE EXPRESARÁ MEDIANTE LOS ARTÍCULOS FIRMADOS EXPLÍCITAMENTE POR JACETANIA EXPRESS.