El Soaring Grand Prix consolida Santa Cilia como referente internacional en el mundo del vuelo sin motor

DSC02893
Los veleros, en la parrilla de salida.

La meteorología no está ayudando para la celebración de las últimas jornadas del Soaring Grand Prix de Santa Cilia que, sin embargo, ha servido para colocar al aeródromo jacetano en el panorama internacional con su inclusión en el itinerario de esta importante competición mundial. La jornada del viernes, que se desarrollaba entre Santa Cilia, Jaca, Esco, Lorbés (cerca de Salvatierra de Esca) y Bailo, dejaba como ganadores al suizo Fridolin Hauser, al británico Jon Gatfield y al alemán Jurgen Wenzel. Aldo Rodríguez, el primer español de la clasificación, lograba la cuarta plaza. Además, uno de los veleros debía aterrizar fuera de pista, en Puente la Reina, ante la imposibilidad de terminar la tarea marcada debido a las desfavorables condiciones meteorológicas.

A pesar de todo, con la celebración del Soaring Grand Prix, el Aeródromo de Santa Cilia se consolida como un referente a tener en cuenta en el panorama internacional de la competición en el ámbito del vuelo sin motor. No es la primera vez que Fly-Pyr y el Aeroclub Nimbus son los anfitriones de un campeonato de este tipo. En 2016, las instalaciones del Aeródromo de Santa Cilia ya fueron sede del Campeonato de España, que resultó todo un éxito, con cuarenta participantes (algunos procedentes de otros países).

La organización de un Grand Prix como el que se celebra hasta este sábado en el aeródromo jacetano supone un paso hacia adelante en la gestión, la promoción y la proyección de las instalaciones, sobre todo de cara al exterior. Si bien el campeonato nacional tiene un alto componente de celebración, o de convivencia, y es ideal para dar a conocer el vuelo sin motor al público en general – en la convocatoria se dan cita pilotos de primera línea, pero, asimismo, se puede encontrar aficionados con menos nivel (algo normal teniendo en cuenta en España no hay más de 100 licencias activas de competición, unas 400 en total) -, el Grand Prix supone ya palabras mayores.

En la fase española del Soaring Grand Prix participa un número limitado de pilotos (once), pero los que toman parte en las pruebas pertenecen al nivel más alto. Son los mejores entre los mejores.

DSC02898
Luis Ferreira, director del Aeródromo de Santa Cilia.

Ello supone que el nombre de Santa Cilia y de Aragón, ligados a la marca Pirineo, llegarán a todos los rincones del globo. “El hecho de llevar detrás el sello de la FAI (Federation Aeronautique International), con la retransmisión en directo es también muy importante”, explica Luis Ferreira, director del Aeródromo. “La principal ventaja de este evento es doble, tanto por la repercusión que se hace en todo el mundo de la instalación y de la zona de vuelo (el Pirineo), pero, sobre todo, porque estamos haciendo excelentes embajadores, que allá donde vayan sabemos que van a hablar muy bien de nosotros”, añade el responsable de la organización de la competición internacional en Santa Cilia.

La promoción del Aeródromo de Santa Cilia, instalaciones del Gobierno de Aragón vinculadas a Turismo de Aragón, supone una fuerte apuesta por parte de sus actuales gestores. De hecho, recientemente, el aeródromo, junto al nombre de Aragón y la marca Pirineo, ha estado presente en la mayor feria del continente y uno de los referentes entre los certámenes internacionales del sector (la Aero Friedrichshafen). Allí, junto a otros aeródromos españoles y franceses, se ha comenzado a fraguar la idea de crear una marca común para comercializar el vuelo sin motor a ambos lados del Pirineo, un enclave que tiene mucho que decir en este deporte y que surge con fuerza como alternativa a los Alpes, donde están apareciendo numerosos problemas con la proliferación de grandes aeropuertos.

Además, el impulso que desde Fly Pyr se está desarrollando en la difusión del vuelo sin motor no sólo beneficia al aeródromo y al deporte en sí mismo, si no que se ha convertido en un importante empuje a la promoción del territorio y a su desarrollo económico. Un territorio que cuenta con un gran patrimonio deportivo, cultural, histórico, gastronómico y turístico y que no tiene por qué limitarse a las temporadas de esquí, montaña o estival. La propuesta de Fly Pyr surge en este panorama como una alternativa seria y rigurosa para  desestacionalizar el turismo y, en último término, favorecer la creación de riqueza en el territorio y la generación de empleo durante todo el año.

DSC02880

En este sentido, resulta igualmente importante poder formar parte del circuito mundial de competiciones de alto nivel. “Conseguir que los mejores pilotos del mundo se lleven una buena sensación del Aeródromo de Santa Cilia – como está sucediendo – es nuestra mejor promoción”, señala Ferreira. Hay que añadir que, en estos momentos, los responsables del Aeródromo de Santa Cilia están trabajando para convertir las instalaciones en un referente para el turismo familiar, tanto a nivel nacional como internacional, desechando la idea de que hay que acudir a volar en solitario. De hecho, el Aeródromo de Santa Cilia ofrece servicios como restaurante, terraza o piscina de los que carecen otras instalaciones similares, algo que, unido a su situación estratégica, próximo a todos los servicios y a una gran oferta a unos pocos minutos en coche, hace de este centro un lugar ideal para conocer y disfrutar el vuelo sin motor sin tener que renunciar a la familia.