Los navateros de la Val d’Echo, pendientes del caudal del Aragón-Subordán para el descenso del X aniversario

3563214547_1048b39bed_o

Imagen de un descenso. (Foto cedida por la Asociación de Navateros de la Val d’Echo)

por Rebeca Ruiz

Los navateros de la Val d’Echo confían en que el caudal del río Aragón-Subordán aumente durante los próximos días, ya que, en caso contrario, sería muy complicado poder realizar el descenso  previsto para el día 6 porque el río baja actualmente “con poca agua y también queda poca nieve”. Así lo confirmaba Enrique Climente, uno de los miembros de la Asociación de Navateros de la Val d’Echo, los grandes protagonistas de esta tradición, experimentado navatero y gran conocedor de este oficio, muy extendido durante siglos por los pueblos del Pirineo.

Así, en los 10 años que lleva celebrándose esta jornada en Hecho, desde que se formara la asociación para que no se perdiera la tradición, sólo en una ocasión hubo que suspender el descenso, aquella vez, por exceso de caudal, que lo hacía muy peligroso, ya que hay tramos muy complicados. No obstante, los navateros confían, en este décimo aniversario, en que finalmente pueda desarrollarse el descenso con normalidad.

Este fin de semana se extenderán las navatas y se acondicionarán para el próximo día 6. Habitualmente, se deshacen las embarcaciones, se acondicionan las acopladeras y se vuelven a colocar de nuevo los troncos, ya que es necesario cambiar, de año en año, las ataduras, que se desgastan, explica Climente. Las navatas que protagonizarán el descenso de la Val d’Echo son dos, de cuatro y cinco tramos, respectivamente. Están formadas por troncos de unos seis metros y tienen una anchura de dos.

En total, para su construcción, se utilizan unos 18 troncos de pino o ciprés, ya que son maderas que flotan muy bien y que se secan más rápido que otras. La más grande es conducida por 10 personas y la otra, por 8 navateros. Cada año participa también algún invitado, que se suele elegir entre los patrocinadores.

3564028482_f3a05bdb0b_o
Los descensos en navata son espectaculares. (Foto cedida por la Asociación de Navateros de la Val d’Echo)

En estos momentos, la Asociación de Navateros de la Val d’Echo cuenta con unos 20 miembros, entre los que destaca un importante número de jóvenes, por lo que el relevo está asegurado, explica Climente. El oficio está muy ligado al trabajo de la madera, señala el navatero, con una experiencia de más de 20 años desarrollando su profesión en el monte. Climente participa cada año, además de en el descenso de Hecho, del próximo día 6, en el descenso del Gállego, en Burgui (Navarra, que es donde aprendió y se familiarizó con las navatas -allí llamadas almadías-) y en Laspuña, y ha participado, junto a otros españoles, en encuentros internacionales de navateros, que le han llevado a lugares como Alemania.

El navatero asegura que disfruta de cada momento de la jornada y también del trabajo previo: “Son cuatro o cinco etapas hasta que te subes en la navata y bajas en ella; vas por tu río, y hace mucha ilusión”, explica.

Así, el primer fin de semana de mayo volverán al río las navatas en Hecho, como grandes protagonistas de esta entrañable tradición, fiesta declarada Bien de Interés Cultural Inmaterial de Aragón. Cientos de personas, desde hace una década, siguen el descenso desde el molino hasta el puente viejo. Paralelamente, este año se ha organizado un programa de actividades que se centrará en el descenso del río y en la proyección de un documental sobre la importancia que tuvo la explotación maderera y el transporte fluvial de los troncos para la economía de la zona a partir del siglo XVI.

La Asociación de Navateros de la Val d’Echo organizó en el año 2008 el primer descenso de navatas por el Aragón-Subordán, y hoy es toda una fiesta que tiene como objetivo recuperar una de las tradiciones más emblemáticas del Pirineo. El recorrido por el Aragón-Subordán comienza en la glera del Molino y finaliza en el Puente Viejo, tras completar un itinerario de casi 3 kilómetros por el término municipal de Hecho.

17952537_1909593499309997_5052183236645780593_n

Como ya informaba Jacetania Express el pasado domingo, (https://jacetaniaexpress.com/2017/04/23/los-navateros-de-la-val-decho-vuelven-al-aragon-subordan-el-primer-fin-de-semana-de-mayo/), este año, el sábado, 6 de mayo, a partir de las 11.00 horas, dos navatas estarán ya preparadas en la glera del Molino, donde se podrá observar su construcción. A las 12.00 horas está previsto el descenso hasta el Puente Viejo. A lo largo de todo el día se podrá disfrutar del mercado agroalimetario Hecho en los Pirineos, una propuesta de la Diputación Provincial de Huesca para dar a conocer los productos autóctonos (www.hechoenlospirineos.eu). Además, está prevista la presentación de los nuevos cuentos de Saúl Irigaray (Garabato Books). El domingo, 7 de mayo, a las 12.30 horas, está prevista la proyección del documental Recuerdos de madera mojada, el más reciente documento gráfico sobre el oficio navatero, dirigido por Aitor Ortiz y Gaizka Aranguren.  Será en el Cine Escolar de Hecho, con entrada libre. Además, está prevista la organización de una feria gastronómica, donde diferentes establecimientos prepararán tapas y menús navateros durante todo el fin de semana.

Más información en http://echonavateros.blogspot.com.es/