La Protectora de Animales de Jaca busca voluntarios en su 25 aniversario, a la espera del nuevo refugio

IMG_7645

Primeros trabajos para la construcción del nuevo centro. (FOTO: Rebeca Ruiz)

por Rebeca Ruiz

La Protectora de Animales y Plantas Pirineos de Jaca acaba de cumplir 25 años y, después de décadas de reivindicaciones, por fin va a poder disfrutar, en unos meses, de unas instalaciones dignas que sustituyan al precario albergue en el que se han mantenido los animales bajo la tutela de  la APPAP hasta ahora.

Sin embargo, la Protectora se enfrenta a un problema más urgente, que no es otro que la falta de voluntarios. Por eso, desde sus filas, se hace un llamamiento a la sociedad para, en la medida de lo posible, conseguir ayuda para el gran volumen de trabajo que existe en la actualidad. La Protectora de Jaca es la más antigua de Aragón (nació en 1992) y realiza un gran servicio social, ya que, además de encargarse de todos los animales abandonados, sus instalaciones sirven para la realización de trabajos sociales.

En estos momentos, la Protectora de Animales de Jaca alberga a 36 perros y 19 gatos, más los que están en acogida. Dos trabajadores y una decena de voluntarios sacan adelante toda la labor, que va desde la recogida, alimentación y cuidados y atenciones veterinarios  hasta el control de colonias gatunas de la ciudad. Además, intentan buscar una familia a los animales que llegan al refugio, aunque “es algo difícil incluso para la acogida temporal”, explican. La Protectora cuenta con el respaldo de una asociación de Alemania desde hace años, un país desde donde se adoptan perros sobre todo de más edad; al contrario de lo que sucede en España, que es precisamente el momento en el que crecen cuando más se los abandona. Y es que el abandono suele siendo una práctica habitual, por lo que es necesario seguir concienciando a la sociedad de este problema. En la Protectora de Animales de Jaca también hay perros de razas peligrosas y otros rescatados de peleas organizadas procedentes de incautaciones, que son muy difíciles de reubicar, muchas veces, por el desconocimiento de la sociedad.

IMG_7675
Construcción del nuevo albergue. (FOTO: Rebeca Ruiz)

Pilar Usón y Chus Bautista son dos de las voluntarias de la Protectora. Consideran que el nuevo refugio que está construyendo el Ayuntamiento servirá para paliar las necesidades que, hasta ahora, tiene la APPAP. “No hubiéramos podido pasar otro invierno cómo el último”, explican, aludiendo a las deficiencias del albergue actual. Estas instalaciones fueron construidas por los propios voluntarios, junto a una torre de alta tensión y hoy están prácticamente en ruinas. Tal es su estado, que durante la última ola de frío fue necesario sacar de allí a varios animales en acogida temporal ante la posibilidad de que pudieran morir, y hubo una campaña para recoger mantas que pudieran paliar las consecuencias de las inclemencias meteorológicas, que habrían sido fatales para muchos perros y gatos.

La Protectora de Jaca se financia a través de socios, colaboradores, padrinos y donaciones particulares. Además, cuenta con la ayuda de los veterinarios de la zona y con una subvención del Ayuntamiento que, a pesar de todo, no es suficiente, ya que sus gastos son muchos. Por eso, sus responsables tienen que recurrir a la organización de rastrillos, galas benéficas y otras actividades, con el fin de recaudar fondos que hagan viable la continuidad de la asociación. En este sentido, en estos momentos, están buscando un local para poder desarrollar el rastrillo de Semana Santa (se organizan tres al año; además del próximo, en verano y en Navidad). El rastrillo es una de sus principales fuentes de ingresos.

Así, se espera que para el próximo verano las nuevas instalaciones estén terminadas y los inquilinos reubicados, si se cumplen los plazos previstos y no surgen problemas (el último obstáculo con el que han topado es Seo Bird Life, que se opone a la creación del nuevo refugio donde se ha comenzado a construir por la proximidad a una colonia de milanos). En cualquier caso, las responsables de la Protectora de Jaca confían en no tener que pasar otro invierno más como el último, en el que fue necesaria la colaboración ciudadana para un acogimiento temporal ante la ola de frío y las pésimas condiciones del albergue.

IMG_7619
Lugar en el que irá ubicado el nuevo refugio. (FOTO: Rebeca Ruiz)

El nuevo refugio que está construyendo el Ayuntamiento está ubicado en las proximidades del Punto Limpio de Jaca, en la falda del Monte Rapitán. Promotora Industrial Oscense (Prionsa) se está encargando del proyecto, cuyo presupuesto asciende a cerca de 217.000 euros. El nuevo Centro Municipal de Acogida de Animales Abandonados ocupa una parcela de más de 67.000 metros cuadrados. Tendrá capacidad para unos 70 perros y también espacio para gatos, y contará con tres edificaciones que servirán para albergar a los animales y para otros servicios como administración o enfermería. También habrá una zona de recreo y otras instalaciones auxiliares, y el plazo de ejecución del proyecto es de medio año.

Mientras tanto, los responsables de la Protectora continúan buscando voluntarios y un local para su rastrillo. Hay muchas formas de colaborar, cada uno en función de sus posibilidades. Los interesados tienen toda la información disponible en https://protectora-jaca.org/ o https://protectora-jaca.org/colabora/, donde se puede conocer la labor que se realiza desde la Protectora de Animales.