El Pirineo se rebela contra el impuesto de contaminación y las sanciones para los pueblos sin depuradora

 

IMG_20160605_183408403_HDR

Imagen de la depuradora de Jaca. (FOTO: Rebeca Ruiz)

Adelpa (Asociación de Entidades Locales del Pirineo Aragonés) continúa la lucha iniciada en 2009 para exigir la exención del pago del impuesto de contaminación de las aguas a los municipios sin depuradora, así como la construcción de estas depuradoras del Pirineo con un plan realista y racional, ha explicado en una nota de prensa. En el marco de los actos que están teniendo lugar durante los últimos días, coincidiendo con la celebración del día Mundial del Agua, numerosos Ayuntamientos de Adelpa han aprovechado para denunciar la situación surrealista que se vive en muchos de ellos

Adelpa explica que “no se han construido las depuradoras previstas en sus términos municipales, y que estaban declaradas de interés general por el Estado, por lo cual su financiación y construcción eran responsabilidad del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente”. Además, añade que “sus vecinos pagan el Impuesto de Contaminación de las Aguas (anteriormente llamado Canon de Saneamiento) desde 2009 cuando se licitaron sus depuradoras, mientras que dicho impuesto no se pagaba en la mayor parte de Aragón, y así ha sido durante años”.

El comunicado de Adelpa recuerda que la Confederación Hidrográfica del Ebro ha empezado a sancionarles económicamente por no tener las depuradoras en funcionamiento, pese a que se trata de un organismo del mismo Ministerio responsable de su falta de construcción.

Aparte de todos estos aspectos, denunciados y reivindicados a través de Adelpa durante todo este período, los Ayuntamientos del Pirineo también han exigido “una adecuación de las dimensiones, diseño, y fórmulas de depuración proyectadas a la realidad territorial y poblacional de las localidades afectadas, con criterios de sostenibilidad económica y medioambiental de las actuaciones planteadas”.

A fecha de hoy, además de denunciar la falta de solución de esta situación ante la CHE, el Ministerio , ADELPA y los Ayuntamientos de la zona del Bajo Aragón histórico han decidido unirse por esta problemática en común, exigiendo que este problema sea resuelto entre la Comunidad Autónoma de Aragón, que es quien en base a los convenios suscritos con los Ayuntamientos, tiene en estos momentos la responsabilidad de depurar en los núcleos de estas zonas, y la Confederación Hidrográfica del Ebro, y que ésta última, dada la tipología de las poblaciones, y en consecuencia la escasa carga contaminante de los vertidos de que se trata, debería haber buscado una vía de diálogo con la Comunidad Autónoma, en lugar de aplicar la vía de las sanciones, explica la nota.

Desde Adelpa se denuncia el hecho de que la Confederación ha optado por ir contra la Administración más carente de recursos (tanto económicos como técnicos) para hacer frente a las sanciones, como son estos pequeños Ayuntamientos, y la Comunidad Autónoma, pese a su reconocimiento a la postura de los Ayuntamientos, tampoco ha adoptado medida activa alguna para resolver esta situación a favor de los ayuntamientos.

Por todo ello, desde la Asociación de Entidades Locales del Pirineo Aragonés (Adelpa) y desde los Ayuntamientos del Bajo Aragón Histórico, se ha solicitado mantener una reunión con la Junta de Portavoces de las Cortes de Aragón, con el fin de buscar el apoyo de esta Institución con vistas a impulsar el diálogo y la resolución de este conflicto mediante los mecanismos legales oportunos entre la Administración de la Comunidad Autónoma de Aragón, y la Administración General del Estado. Y en cualquier caso, paralizando de forma inmediata todos los procedimientos sancionadores iniciados.