El césped artificial del Oroel, el primer paso de una gran ilusión

dsc00393
Interior de las instalaciones que hay debajo de las gradas del Oroel. (Foto: Rebeca Ruiz)

por Rebeca Ruiz

490.000 euros. Es la cantidad aprobada por el Ayuntamiento de Jaca, en el último pleno municipal, para acometer la urgente y más que necesaria reforma del campo de fútbol Oroel. Unas instalaciones que, por fin, comenzarán a estar a la altura de su club, el CF Jacetano. La partida está destinada a mejorar las condiciones del terreno de juego, cambiando la superficie de hierba natural por hierba artificial. Es el primer paso que necesita el Jacetano para poder trabajar en su proyecto que, durante la presente temporada, está cosechando los primeros buenos resultados en todas las categorías. La ilusión del equipo de fútbol con su trabajo es la ilusión de toda la ciudad. El Jacetano es un club histórico en Aragón que agrupa a gran parte de las familias de Jaca y de La Jacetania que se preocupan por la buena marcha del club y de sus equipos: desde el fútbol base hasta las primeras categorías regionales en las que juega. La colocación del césped artificial en el campo es el primer paso para que el Jacetano pueda acometer su actual proyecto de futuro.

El Jacetano ha sido siempre uno de los símbolos más importantes del deporte jaqués y, con la reforma del pequeño estadio altoaragonés, quiere luchar para recuperar el destacado puesto que ocupó durante buena parte de su historia, convirtiéndose así también en un emblema para la ciudad, haciendo honor al apreciado valor simbólico del monte que le da nombre y lo cobija, todo un patrimonio para Jaca y los jacetanos.

dsc00404
Estado que presenta actualmente el campo de fútbol de Jaca. (Foto: Rebeca Ruiz)

El primer partido oficial que se jugó en el nuevo Oroel fue el 8 de septiembre de 1974, contra el Fraga, en Primera Regional (entonces no había Preferente), recuerda Óscar Bara, presidente del  CF Jacetano. Parece ser que también hubo un partido de pretemporada para inaugurar el campo que, posiblemente, fuera contra el Zaragoza. Eran los buenos años. Después fue pasando el tiempo y el deterioro del recinto se fue haciendo cada vez más visible.

La última actuación importante se llevó a cabo hace más de una década. Posteriormente, sólo ha habido reparaciones puntuales y arreglos para ir salvando la situación, hasta que ésta ya se había hecho insostenible. El CF Jacetano, respaldado por un importante sector de la sociedad, clamaba una solución desde hacía tiempo, que ahora, por fin, se materializa con la aprobación de la partida presupuestaria correspondiente. Es un primer paso, porque todavía queda mucho por hacer para que Jaca cuente con un campo municipal de fútbol a la altura de la ciudad y del club que la representa.

ACTUACIÓN

Esta primera actuación que se va a ejecutar es el cambio de hierba natural por el de césped artificial, “con todo lo que supone la obra civil;, es decir, el sistema de drenaje y el sistema de riego”, puntualiza el jefe del  Servicio Municipal de Deportes, Enrique Pérez Chaparro. El problema de la hierba natural es que la tierra es muy arcillosa, poco permeable (es el material que se colocó en inicio, hace más de 40 años) y sin drenaje efectivo, explica el técnico. Pérez Chaparro recuerda que se realizó una actuación hace unos 15 años, “colocando un nuevo sistema de riego, pero nada más”. El deterioro del campo de fútbol, a partir de entonces, ha ido en aumento.

Con esta primera actuación se van a respetar los metros cuadrados de superficie. El campo de fútbol Oroel es el más grande de la provincia (cuenta con 7.357 metros cuadrados, según la Federación Aragonesa de Fútbol), que permite tener, a lo ancho, tres canchas de fútbol 7. “Tendremos, tras la actuación, un campo de fútbol 11, 3 de fútbol 7 y se marcará, también, el campo de rugby”, dice Pérez Chaparro. Compaginar el entrenamiento de los equipos de fútbol con los de rugby (éstos últimos, combinando las instalaciones municipales con las del Regimiento, a través de un posible futuro convenio de colaboración entre ambas instituciones, el Ayuntamiento y el Ejército) es la idea que tiene el Servicio de Municipal de Deportes.

La hierba artificial no requiere tanto mantenimiento como la natural, “por lo que, lógicamente, el campo podrá resistir muchas más actividades seguidas sin que se deteriore tanto”. Además, la actuación permitirá consolidar actividades que se realizan en verano, fuera de la temporada de competición (ya que ahora ese periodo es el que se utiliza para reparar y abonar el terreno, por lo que no se puede programar nada durante las semanas en las que se realizan estas tareas). El objetivo es poder utilizar estas instalaciones todo el año, para poder atraer desde campus de escolares hasta concentraciones de equipos de distintas disciplinas. En función de las características que finalmente tenga el Oroel, se podría optar incluso a convertirse en destino de agrupaciones deportivas de mayor nivel. A mejores instalaciones, más posibilidades. Es una idea para el futuro, pero que ya se está barajando de cara a las actuaciones de los próximos años.

PROCEDIMIENTO

En estos momentos, el Ayuntamiento de Jaca está elaborando el pliego de condiciones que regirá el concurso para adjudicar los trabajos. En función de lo que se decida, se optará por un tipo u otro de calidades, tanto en el manto (superficie) como en la parte sobre la que éste se asienta. Como jefe del Servicio de Deportes, Pérez Chaparro se inclina por una opción que incluya tierra prensada en lugar de asfalto, homologada por FIFA, que además reduzca estadísticamente  -como está demostrado en este tipo de equipamientos- el riesgo de lesiones. En cualquier caso, se optará por propuestas de última generación, lo que va a suponer un giro total en las condiciones en las que hoy entrena y juega el CF Jacetano.

Desde el Servicio Municipal de Deportes se advierte que esta primera partida no va a cubrir todas las necesidades del campo, que son muchas. Una impresión que comparte el Servicio Municipal de Urbanismo, la otra instancia implicada en el proyecto. El cambio de hierba, la iluminación, los vestuarios y las gradas son, por este orden, las prioridades de actuación en el Oroel.

Así, otra de las necesidades urgentes del campo son los vestuarios, para los que habría que demoler prácticamente toda la zona interior de la parte inferior de las gradas, y hacer nuevas las canalizaciones y los desagües. Ya se realizó una actuación en el colector de Jaca que hay junto al Oroel, ya que cuando el nivel del río Gas subía, esta canalización rebosaba y el agua salía por los vestuarios. Hace dos años que no ha vuelto a darse esta situación, explica Pérez Chaparro.

En este sentido, no se trata sólo de los vestuarios, sino de todas las instalaciones ubicadas bajo el graderío. Unos  400 metros cuadrados distribuidos en vestuarios, baños públicos, almacenes y una oficina. También habría que pensar en la parte alta de las gradas, para dotar al campo de una sala de observación de la que ahora carece. Paralelamente, potenciar la iluminación es otra de las asignaturas pendientes.

En principio, si se cumplen los plazos previstos, a mediados de junio podrían comenzar las obras, para no interferir con la liga de fútbol, cuyo calendario termina en mayo. Hay que tener en cuenta que el procedimiento administrativo todavía no se ha iniciado. Pero, si así fuera, con las previsiones más optimistas, a la vuelta de la competición, en septiembre, el campo podría estar ya en perfectas condiciones para jugar. “La idea del Ayuntamiento es tener todos los trabajos licitados para primeros de junio”, anuncia el jefe del Servicio Municipal de Deportes.

CF JACETANO

Por su parte, el Club de Fútbol  Jacetano ha mostrado su satisfacción con las ansiadas reformas. Su presidente, Óscar Bara, aseguraba que la noticia se había recibido con mucha ilusión: “Estamos muy contentos; a partir de ahora, ya no hay excusa para hacer una gran temporada, y los equipos van a poder entrenar y jugar en un campo en condiciones”, a la altura de un club como el Jacetano. Y es que las categorías inferiores volverán a entrenar otra vez en el campo estos días, después de haber tenido que trasladarse, durante más de tres semanas en el campo de hierba artificial de fútbol 7. Algo que, evidentemente, repercute en los resultados, ya que ni siquiera las medidas son las mismas que en la competición en la que participan. Las malas condiciones del campo del Oroel hacen que, durante el invierno, no se pueda utilizar esta instalación porque muchas veces es simplemente, impracticable.

Coincidiendo con el Servicio Municipal de Deportes, para Bara, el siguiente problema más grave que es preciso abordar es el de los vestuarios. Los jugadores se ven obligados a utilizar las instalaciones del campo de fútbol 7, claramente insuficientes, o los del complejo termal. En ocasiones, también han tenido que utilizar los de la pista de hielo, ya que los vestuarios del Oroel están precintados por cuestiones sanitarias, desde que se inundaban cuando llovía mucho. “No podemos dar esa imagen; es un campo municipal que no puede estar así”, se lamenta Bara.

No obstante, el presidente del Jacetano ha querido agradecer su labor “a todos los partidos políticos que nos han apoyado en esta reivindicación y que al final han hecho posible que la reforma salga adelante”. Sin duda, el cambio en el terreno de juego va a suponer un punto de inflexión en la actividad del Jacetano.

Pérez Chaparro explica que esta inyección económica  “nos faltaba en el Servicio de Deportes, porque el campo de fútbol es la única instalación en la que no se ha invertido prácticamente en la única década –ya que las actuaciones en el Oroel se han limitado a reparaciones–)”. Las últimas actuaciones que se realizaron en el campo por parte de las brigadas municipales consistieron en mejorar la instalación eléctrica, la accesibilidad de las gradas y la adecuación de la sala multiusos.

INVERSIONES EN DEPORTES

Después de las dos grandes inversiones del 2007, que fueron la pista de hielo, el centro de spa y fitness, y la de 2010, con el frontón, la pista de patinaje y las pistas de tenis, desde el Servicio Municipal de Deportes se “entiende” que las inversiones municipales hayan ido a otras áreas, porque “lo cierto es que en deportes se ha invertido muchísimo en los últimos 10 años”. Pero, al mismo tiempo, se reconoce que “el Oroel se había quedado fuera, y es algo fundamental. Primero, para asegurar que durante toda la temporada el Jacetano y el Club de Rugby puedan entrenar siempre en el campo grande y, después, para tener las posibilidades de sentar la base de concentraciones de algún tipo de equipos de alto nivel”, que históricamente han elegido el Pirineo para sus convocatorias, como el caso de Biescas, Villanúa o, incluso, hace años, Jaca.

De momento, la apuesta pasa por garantizar el uso del campo durante todo el año. Después, habrá que trabajar para sacar rentabilidad deportiva a esta instalación, para ponerla al servicio promocional de la ciudad.

Mientras tanto, y hasta que comiencen las obras, el Servicio Municipal de Deportes, tiene preparado el abono necesario para el campo, con la finalidad de mejorar, en lo posible y hasta que llegue la gran solución, el terreno de juego. Y al mismo tiempo, en el Jacetano, se cuentan los días que faltan para que, por fin, sus jugadores puedan disfrutar del campo que se merecen.