La Guardia Civil detiene a un hombre de 26 años por vender joyas falsificadas en un bazar de Jaca

guardia-civil

La Patrulla Fiscal y de Fronteras de la Guardia Civil de Huesca (PAFIF), en el marco de la Operación COTTON, detenía este jueves a un varón como supuesto autor de un delito contra la propiedad industrial (venta de productos falsificados), por tener a la venta en un bazar en la localidad de Jaca numerosas piezas de joyería falsificadas; asimismo, se formularon dos denuncias por infracciones administrativas de contrabando, ha informado la Guardia Civil en un comunicado.

Dentro de las atribuciones que la PAFIF de la Guardia Civil tiene encomendadas, de vigilancia del reguardo fiscal y del contrabando, todos los años se lleva a cabo la Operación COTTON, para la vigilancia de los productos que se venden al público en comercios y bazares, por lo que se realizan controles rutinarios de documentación, así como de productos falsificados o de contrabando que puedan haber tenido una entrada ilegal en el país, explica la nota.

En una de las inspecciones en el interior de un bazar de la localidad de Jaca la PAFIF localizó pendientes, pulseras, colgantes, anillos y demás objetos de joyería, todas ellas falsificaciones de reconocidas marcas, siendo la falsificación de gran calidad. Tras la valoración de todo el género intervenido se procedió a la detención del propietario del propietario del establecimiento, un varón de 26 años y vecino de Jaca, como supuesto autor de un delito contra la propiedad industrial (venta de productos falsificados), interviniéndose un total de 311 piezas de joyería que en el mercado si fuesen piezas originales tendrían un valor de unos 90.000 euros.

Por parte de la Patrulla Fiscal de la Guardia Civil de Huesca se instruyeron diligencias que junto con el detenido y los objetos intervenidos se encuentran a disposición del Juzgado de Instrucción nº 1 de Jaca, explica el comunicado.

La operación COTTON, se viene llevando a cabo en la provincia de Huesca por la Guardia Civil desde comienzos de verano del año 2016 y con la misma se pretende evitar la introducción en territorio de la Unión Europea de mercancías que no siguen los canales aduaneros o lo hacen sin documentar debidamente los productos, así como incumpliendo las leyes de etiquetado, siendo frecuente que los controles realizados deriven no solo en localización de objetos de contrabando, sino también en delitos relacionados con la propiedad industrial, dado que algunos de los productos que se importan son imitaciones o falsificaciones de marcas de conocido prestigio.

Con esta actuación la PAFIF ha procedido a detener un total de 8 personas en el marco de la Operación COTTON, por delitos de contrabando y contra la propiedad industrial, habiéndose intervenido más de 2.000 productos falsificados, que en caso de los productos originales en el mercado su valor ascendería a más de 450.000 euros, así mismo durante la operación también se han formulado más de 20 denuncias por infracciones administrativas de contrabando.

Según explica la Guardia Civil, en algunos de los productos intervenidos, los vendedores obtienen amplios márgenes de beneficio, dado que los adquieren a muy bajo coste y los venden por precios que parecen asequibles dado que se falsifican marcas originales muy reconocidas.