Medio centenar de afectados por las expropiaciones de la variante de Jaca buscan apoyos para que se cambie el trazado

margarita-langa-y-marta-gracia-dos-de-las-afectadas
Tres de los afectados explican sus razones a la oposición al proyecto.

por Rebeca Ruiz

La Plataforma de Afectados por la Variante de Jaca – Asociación Jaca Sin Perder el Norte, formada por unos 50 propietarios, ha pedido al Ayuntamiento jaqués que estudie alternativas a la construcción de la variante aprobada por el Ministerio de Fomento para que se modifique el trazado de la nueva vía, al mismo tiempo que han iniciado una campaña de información entre los ciudadanos para dar a conocer el proyecto de la variante que unirá las autovías Del Pirineo y Mudéjar (A-21 y A-23) y las razones de su oposición al proyecto.

La plataforma ha mostrado su “rechazo” a la variante en los términos en los que está planteada por “destrucción paisajística, desahucios, impacto en el hospital  y en la residencia de mayores, instalaciones educativas, hoteleras y urbanizaciones adyacentes y explotaciones agrarias”.

Los afectados por las expropiaciones han pedido al Ayuntamiento de Jaca que, en el próximo pleno, que se celebra este miércoles, se informe del “proceso de selección del trazado, existiendo tres alternativas, más caro, más largo y con más impacto en el territorio”. Entre otros aspectos, también solicitan información sobre el estudio socioeconómico, ambiental, de salud y patrimonio, y piden explicaciones acerca de por qué se ha permitido la expansión de la ciudad en la zona norte y por qué en la elección del trazado no se ha tenido en cuenta la fragmentación de la ciudad que supondrá la construcción de la variante. Por el momento, la convocatoria del orden del día no contempla este asunto.

campana-informativa-2

En estos momentos, la plataforma de afectados ha presentado alegaciones al procedimiento de expropiaciones del proyecto, y están a la espera de su resolución, con el fin de lograr que se estudien otras opciones. Al mismo tiempo, han iniciado una campaña de recogida de firmas y están distribuyendo carteles informativos por la ciudad para intentar recabar apoyos y dar a conocer su situación. Los afectados han comenzado a movilizarse ahora porque las expropiaciones ya son inminentes, si bien el  proyecto de la variante de Jaca fue  aprobado en 2001 por el Ministerio de Fomento.

Margarita Langa y Marta Gracia Cano, que forman parte de los afectados y en nombre del movimiento, explican que no se oponen al progreso ni a la construcción de la variante, pero aseguran que desde las instituciones no se ha ofrecido la información suficiente. Por eso solicitan que “se exploren otras alternativas”. Los afectados por las expropiaciones consideran que se trata de un proyecto “no actualizado” que no responde “a las necesidades de la ciudad”.

Además, consideran que “no es una variante, es un corredor, parte de una autovía ísmica para unir Irún y Port Bou, lo que supone tráfico pesado, camiones de gran tonelaje, transportes de mercancías peligrosas…”. La plataforma asegura que “los jacetanos no la utilizaremos, nos incorporaremos como siempre en Guasa o la Botiguera; tampoco los turistas que vengan a Jaca, solamente los que vayan directamente de Huesca a Pamplona o a las estaciones de esquí”, por lo que, sospechan, “no dejará ningún beneficio ni creará riqueza en Jaca”.

Entre otras cuestiones, los afectados señalan que el actual trazado destruye el Valle del Aragón y condiciona el desarrollo de la ciudad hacia el norte, así como la creación de una red de senderos y compromete el río Aragón.

Por su parte, el Ayuntamiento de Jaca ya mostró su postura respecto a este asunto en el año 2.000, cuando el pleno aprobó por unanimidad dar el visto bueno al estudio informativo para la conexión de las entonces carreteras nacionales 240 y 330 propuesto por el Ministerio de Fomento. Posteriormente, en 2001, la Comisión de Gobierno del Ayuntamiento jaqués daba vía libre al estudio informativo de la autovía Huesca-Pamplona decantándose por la elección del trazado actual, propuesto por Fomento.

campana-informativa

Esa decisión municipal estaba sustentada en “un análisis multicriterio que combina la valoración del menor impacto ambiental, los mejores índeces de rentabilidad tanto en Valor Actual Neto como en Tasa Interna de Retorno, los mejores criterios funcionales –seguridad, velocidad, calidad y afección al usuario) y la óptima afección territorial”, recoge, literalmente, el acta de la sesión, un documento que insiste en que esta decisión está justificada en “su importancia territorial, su menor impacto ambiental y su mayor rentabilidad”, concluyendo que es la opción “más ventajosa para la comunicación, accesibilidad y desarrollo de la ciudad de Jaca”.

No obstante, es ahora cuando han comenzado a movilizarse los afectados por las expropiaciones que llevará consigo la construcción de la variante, ya que el desarrollo del proyecto es inminente y las expropiaciones se comenzarán a materializar en un corto periodo de tiempo. La falta de información, la obsolencia del proyecto y la posibilidad de optar por otros trazados son las razones que esgrime el colectivo para intentar evitar que, finalmente, la futura variante de Jaca se construya en los términos previstos.