Aparecen sanos y salvos tras desorientarse y pasar la noche en la Selva de Oza

fotr1365
La Guardia Civil participaba en distintos rescates y actuaciones durante las últimas jornadas en el Pirineo Aragonés, uno de ellos, en la Comarca de la Jacetania, un suceso que finalmente se resolvía sin tener que lamentar daños personales.
Según informa la Guardia Civil en un comunicado, a las 23.30 horas del día 2 se recibía un nuevo aviso en la Central 062 de la Guardia Civil indicando que unos familiares que habían salido a hacer senderismo a la Selva de Oza no habían regresado. Se realizan gestiones por la patrulla de Seguridad Ciudadana del Puesto de Hecho y se consigue localizar el vehículo sin nadie en su interior en el parking de la Selva de Oza, explica el comunicado.
Dado que no se disponen de datos sobre el lugar o tipo de actividad que realizaban los senderistas, se tiene que posponer las labores de búsqueda a primera hora de la mañana, “quedando la patrulla de seguridad ciudadana en el párking con señales luminosas para que, en caso de que los supuestos extraviados las vieran, pudieran llegar hasta ese lugar”.
A primera hora de este martes se dirigía personal del SEREIM de Jaca en vehículo al lugar, donde comenzaban las labores de búsqueda por las zonas que serían más lógicas, según la situación del vehículo, llegando hasta la base del Pico Peña Forca, tras más de dos horas de ascensión (al ser una zona de gran visibilidad). Al no lograr visualizar a los desaparecidos, se continuaba con las labores de búsqueda por zonas aledañas, relata la Guardia Civil en su nota.
En torno a las 10.30 horas de este martes, los desaparecidos aparecían en perfecto estado, manifestando que subieron al Castillo de Acher y bajando se desorientaron. Parece ser que, al hacerse de noche, no pudieron continuar el descenso y tuvieron que improvisar un resguardo entre unas piedras con una manta térmica. Con las primeras luces del sol decidieron continuar el descenso, logrando localizar el camino y llegando al vehículo donde había más agentes esperando. Se trata de un hombre de 45 y una mujer de 37 años, ambos vecinos de Utebo (Zaragoza), ha informado la Guardia Civil.