A Lurte acoge la presentación del ‘Estudio del manto de nieve y defensa en la montaña ante el peligro de aludes’

banda-centro

La Escuela Técnica Superior de Ingeniería de Montes, Forestal y del Medio Natural de la UPM y el Centro pirenaico de referencia para la gestión de riesgos de montaña A Lurte presentan el próximo lunes, 19 diciembre a las 12.00 horas, en la sede de este último en Canfranc, el libro titulado Estudio del manto de nieve y defensa en la montaña ante el peligro de aludes, del que son autores Juan Ángel Mintegui Aguirre, José Carlos Robredo Sánchez y Pablo Huelin Rueda.

El libro trata de recopilar los conocimientos básicos sobre el comportamiento del manto de nieve y de los aludes, con el objetivo de proteger a los habitantes de las áreas de montaña y a sus visitantes, ante los efectos no deseados con los que puede sorprenderles la nieve.

El incremento de ocupación por la población, tanto espacial como temporal, de las áreas de montaña en los inviernos, unido a un mayor número de infraestructuras que ello conlleva, hace que el riesgo ante los aludes se eleve, al aumentar la exposición y la vulnerabilidad frente al peligro que representan. Por otro lado, a día de hoy es difícil encontrar un texto en español que aborde la nieve en sus diferentes facetas, incluidas las que tratan de las obras y trabajos a realizar en la montaña para defenderse ante los aludes.

Aunque el carácter didáctico del libro no pasa desapercibido, a lo largo de sus cuatro apartados (el estudio del manto de nieve, el fenómeno alud y su comportamiento en la montaña, la defensa ante el riesgo de aludes en la montaña y la defensa ante los aludes en el Pirineo Aragonés, cien años de experiencia), el texto expone una perspectiva del protagonismo que desempeña la nieve en las áreas de montaña, que resulta asequible para cualquier lector interesado por la seguridad de estos espacios.

La última parte del libro describe la importante labor desarrollada en la primera mitad del siglo pasado por ingenieros de montes aragoneses, junto con la población local, para transformar el umbrío y solitario paraje de Los Arañones en el núcleo de población actual, rodeado de un marco incomparable de alta montaña. Al tiempo que recuerda que su seguridad depende del mantenimiento en buen estado de la extensa infraestructura de arbolado y obras, que pueblan las siete cuenca vertientes a los torrentes tributarios al río Aragón en el escenario en cuestión; un patrimonio singular que Aragón incorporó para sí con el siglo XX.