El PAR reivindica la importancia de la TCP y de la reapertura del Canfranc

foto-arturo-aliaga

El presidente del Partido Aragonés y portavoz en las Cortes, Arturo Aliaga, ha defendido la apuesta del PAR por la Travesía Central Pirenaica “fundamental para el futuro de las empresas aragonesas y su conexión con los mercados internacionales, además de ser estratégica para Aragón y España”, y por la reapertura de la línea internacional del Canfranc, por ser dos comunicaciones estratégicas “irrenunciables” para el PAR. “No podemos olvidar estas infraestructuras que amplían nuestras posibilidades logísticas y las conexiones internacionales”. En este sentido ha pedido al Gobierno de Aragón, PSOE-CHA, que “no sucumba a entreguismos y respete y haga valer la prioridad de la TCP y el trabajo que viene realizando la Comunidad Autónoma desde hace décadas, habida cuenta de las necesidades de Aragón en materia económica y de logística”.

Arturo Aliaga se ha mostrado indignado tras conocer que  la comisión de Fomento del Congreso de los Diputados ha aprobado un texto que corresponde  a dos iniciativas de PSOE y Podemos, que exige únicamente el corredor Mediterráneo olvidando los proyectos estratégicos que son “un seguro” para “el futuro de la industria, la actividad económica, el empleo y la vertebración de Aragón”. La TCP imprescindible como conexión para el transporte de mercancías de África a Europa. Además, ha dicho, el sector logístico  en el siglo XXI es “fundamental en Aragón, en España y en Europa”.

Arturo Aliaga ha indicado que el PAR siempre va a estar “reivindicando” estos proyectos y “trabajando” por ellos desde todos los niveles en los que tenga representación hasta que sean “una realidad”, defendiendo la necesidad de eliminar las actuales “barreras físicas y geográficas” para que Aragón se desarrolle y tenga “las mismas oportunidades que otros territorios”.

La TCP, ha recordado, quedó “injustamente” relegada de la lista de proyectos prioritarios europeos en la etapa de Zapatero en beneficio del corredor Mediterráneo, al primar las exigencias de la Generalitat de Cataluña y el independentismo catalán. Sin embargo, y a pesar de los “pesos políticos” en las Cortes Generales,  la TCP debería ser “un asunto de Estado”.

Por todo y así las cosas, Aliaga se ha mostrado preocupado por la “insensibilidad demostrada hacia Aragón”y por las intenciones de algunos partidos como ERC que pretendía, a través de una enmienda “arrancar de cuajo”  toda posibilidad de apuesta del Gobierno central hacia esta infraestructura.