Los Escolapios de Jaca dan comienzo al año jubilar en el 400 aniversario del nacimiento de la orden

img_20161124_160845
Un grupo de alumnos, durante las fiestas de San José de Calasanz.

por Rebeca Ruiz

La semana pasada, los alumnos, familias y profesores del colegio Escuelas Pías de Jaca se reunían al resto de la Escuela Pía de los distintos lugares del mundo para celebrar la fiesta en honor de su fundador, San José de Calasanz.

ZZ
El toro de fuego, uno de los actos más esperados.

En esta ocasión, la celebración ha tenido un matiz más especial que en ediciones anteriores, ya que con ella se daba comienzo al Año Jubilar Escolapio. “Un año de júbilo y alegría, en el que celebramos 400 años del nacimiento de la Orden de las Escuelas Pías y 250 años de la canonización de San José de Calasanz, explica Quique Subirás, profesor del colegio.

A lo largo de la semana no han faltado excursiones, juegos, talleres, bailes, teatros, concursos, la tamborrada de la cofradía del colegio, chocolatada, la terrorífica casa del terror, celebraciones, una gran traca final con toro de fuego… y los cabezudos, que se estrenaban también este año y que han sido preparados para la ocasión por padres y profesores del colegio.

Gracias a la colaboración de numerosas personas, miembros del APA del centro, alumnos, pares y madres, profesores y otros allegados, en el colegio se han vivido unas jornadas “divertidas e inolvidables”, señalan desde Escolapios, agradeciendo esta desinteresada  colaboración: “Sin ellos, no hubiera sido posible celebrar por todo lo alto San José de Calasanz”, señalan, al tiempo que explican que “éste es sólo el comienzo de un gran año para la Escuela Pía, lleno de actividades para recordar a nuestro fundador”.

img_20161123_124303
Padres y profesores han preparado cabezudos para la ocasión.